Trump y la teoría de la espiral del silencio

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

1 min

09/11/2016 10:46

En 1977, Elisabet Noëlle-Newmann, escribió La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social, donde se estudia cómo los individuos adaptan su opinión a la mayoría, y quienes no están en la corriente dominante deciden dejarla en silencio. Ello conlleva que, cada vez más, los que apoyan la opinión mayoritaria amplían su porcentaje en la sociedad, y queda más escondida todavía la minoritaria.

"Para no encontrarse aislado, un individuo puede renunciar a su propio juicio. Esta es una condición de la vida en una sociedad humana; si fuera de otra manera, la integración sería imposible.

Ese temor al aislamiento forma parte integrante de todos los procesos de opinión pública. Aquí reside el punto vulnerable del individuo; en esto los grupos sociales pueden castigarlo por no haber sabido adaptarse. Hay un vínculo estrecho entre los conceptos de opinión pública, sanción y castigo", señala en el libro.

Si este argumento se hubiera metido en las encuestas, mucho habría cambiado en la percepción de lo que estaba pasando. Desde que la corriente de opinión de izquierdas consiguió auparse a nivel internacional como hegemónica y la mundialización se colocó como el único de los discursos que alguien puede mantener en una conversación abierta, "la mayoría silenciosa" que señala Trump ha ido ocultándose cada vez más en los medios de comunicación y en las corrientes dominantes.

Si a eso añadimos el fenómeno de demonización de los medios a todo aquello que no sigue la estela de la ideología mayoritaria tenemos toda la fotografía de la situación actual y los problemas de las encuestas y de la percepción social de lo que pasa a nuestro alrededor.

La opinión pública es para Noelle Neumann la piel que da cohesión a la sociedad. Y esto sirve para instaurar cualquier ideología, incluidas las actuales. Decía Juan Manuel de Prada que "las ideologías actuales serían minoritarias si no fuera porque se imponen de manera totalitaria" y Trump le ha dado la razón.

La mayoría silenciosa no va a pasar a imponer mañana una nueva ideología porque la corriente actual es más poderosa. Pero sí va a replantear hasta que punto la mayoría silenciosa es más importante de lo que se pensaba. Y, sobre todo, abre la vía a una nueva corriente que superpone la realidad de la opinión pública a la realidad de lo que piensan los individuos. La sociología tiene muy difícil separar la realidad de la ficción en los tiempos actuales. Brexit, Trump, movimientos de extrema derecha, de izquierda, etc son la punta del iceberg, el fondo es la creciente distancia entre quienes controlan y dominan la opinión pública y las personas que supuestamente formaban esa opinión pública.

El cambio de paradigma podría haber llegado, y hasta el Brexit y Trump no habernos enterado.

Noticias relacionadas