El churro de Florentino Pérez

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

1 min

29/02/2016 17:40

Ahora que Llull ha conseguido se ha hecho viral es momento de pensar porqué Florentino Pérez, más como líder de un grupo de éxito, que como presidente del Real Madrid, no es capaz de poner una marca top en el lugar que debería. Cerca de cerrar, posiblemente, su segunda etapa de presidente, con más pena que gloria, Florentino ha conseguido poner al Real Madrid de Baloncesto donde quería poner al Real Madrid de fútbol.

Probablemente fuera un churro, pero la verdad es que los éxitos del baloncesto bien los querría en el fútbol. Se acabarían sus preocupaciones y los gritos en su contra. Pero por qué un líder que maneja el entorno y el negocio como nadie puede fracasar de manera tan estrepitosa a la hora de poner en práctica unos fines que están, al fin y al cabo, sumidos al azar deportivo.

En primer lugar, porque hay factores en el deporte que no se controlan, que no se dirigen como en una empresa cualquiera. ¿No es lo mismo la cuenta de resultados de ACS que del Real Madrid? Si, eso parece. Pero los goles no están en la cuenta de resultados. Por lo que la aplicación empresarial no sirve para lograr los éxitos, sí para ser el club más rico del mundo.

En segundo lugar está la competencia. Florentino Pérez está acostumbrado a competir en modelos semi monopolísticos, donde su presencia y su fortaleza está precisamente en eso. Controla no sólo su empresa, sino los tentáculos del sector. Aquí no puede hacerlo y, por tanto, fracasa parte de su estructura mental creada para conseguirlo.

Sin olvidar la importancia de colocar a directivos a los que se les dé independencia y control. Independencia para obrar y conseguir los objetivos y control para que si estos no se cumplen se pueda cambiar para lograrlo. Ni la estructura empresarial del Real Madrid lo permite, es demasiado presidencialista, ni quienes están al frente se preocupan de tener la independencia necesaria para conseguir los objetivos. ¿El control? Parece que tarde y mal.

En esto de la estructura destaca que igual esté el Director General para renovar a un cadete que en la negociación para el nuevo fichaje de la primera plantilla.

Y sin embargo, el Madrid es Campeón de Europa, pero de baloncesto. Y es que a veces hasta los churros funcionan gracias a la genialidad de las personas.

 

Imagen: REUTERS/Marcelo del Pozo

Noticias relacionadas