El fútbol ya no es para mi

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

1 min

30/09/2015 19:20

Hubo una época en la que el fútbol era el deporte del pueblo, de todos, de los que amaban con pasión el deporte que no era rey (lo eran los toros en España) pero que levantaba ya pasiones en todo el mundo. Más tarde en los 80, esas tardes de domingo en las que la radio era la protagonista de nuestras vidas. Aquellos partidos con Jose María García, aquel Alfredo Martínez del "102x70", "el cielo blaugrana...", "Goooooooooool de Butragueño". Sí, parece el libro de "Yo estudié EGB", pero qué queréis que os diga, hemos vuelto a ello, sólo con una diferencia. Nos han dejado ver por un agujerito el paraíso y ahora nos dicen que tenemos que pagar por seguir viéndolo o disfrutarlo en plan las sombras de Platón en el mito de la caverna.

Sí, es que llegó la tele y pensamos que poco a poco podríamos ver todo el fútbol porque habría cámaras en todos los campos. Audiovisual Sport, Champions todas las semanas, fútbol los lunes... Y llegó un tal Roures, en plan tío Gilito y nos jod...ó el fútbol. El fútbol se ha convertido en algo que conocíamos pero que no podemos ver, en algo que si queremos ver, mejor que empeñemos pertenencias, en algo no prohibido, pero sí una tomadura de pelo. "En Reino Unido pagan por todo", dice algún iluminado que nos quiere clavar por ver el fútbol en su plataforma. Ya, pero en Reino Unido tu empresa paga 2 veces más a sus trabajadores por sueldo medio.

Roures y cía han visto en el fútbol la gallina de los huevos de oro. Y como acabó la gallina puede acabar el fútbol. Ya fue un mal síntoma que no se pudiera ver la final de la Copa de Europa de Baloncesto del año pasado, pero ahora, lo de la Champions es una vergüenza nacional. Se nos obliga a verlo vía internet en webs que no funcionan porque no están preparadas para la emisión con tantos usuarios conectados, o en plataformas de televisión que con los sucesivos cortes parecen una emisión pirata del partido.

Como diría Pablo Iglesias (el de ahora, no el bueno) el capitalismo nos ha robado nuestras pasiones. Hemos pasado todas, pero el fútbol, el fútbol va a costar digerirlo. No parece que vayan a llegar a un acuerdo Telefónica y Roures y me parece normal. Rotures quiere pagar los derechos y luego que otros se encarguen de hacer todo lo demás. Cuesta pensar que Roures ideara/creara La Sexta, que la hiciera de izquierdas y que nos diera sermones sobre que el capitalismo es pecado. Ya que ahora se ha convertido él en símbolo de ese capitalismo despiadado capaz de acabar con el deporte rey en nuestro país, con dejar sin fútbol a millones de personas y seguir soñando que con el trinque que quiere pegar pueda dar una patada adelante a sus negocios. O se hace millonario, o nos quedamos sin Champions.

Alguien debería tomar cartas en el asunto. Y el alguien parece claro quien puede ser.

 

Noticias relacionadas