Un español de mano derecha de Mark Zuckerberg. Javier Oliván será a partir de otoño el director de operaciones de Meta, la antigua Facebook, tras 15 años entre las filas de una red social amenazada por los continuos ataques a las fallas de la privacidad y ya de capa caída sobreviviendo con compras.

¿Quién es este oscense formado en la Universidad de Navarra y Stanford?

Escucha la historia completa en este podcast de Mercado Abierto:

Javier Oliván, el desconocido español de Facebook que guía a Zuckerberg

Este ingeniero español oscense se convertirá a partir de otoño en la mano derecha de Mark Zuckerberg en Meta mientras la compañía lidia con una transformación para centrarse en el "nuevo mundo"

Revolución en Facebook por una salida anticipada, pero no descartada. Y, sobre todo, por una entrada patria que pocos preveían.

Javier Oliván. Un español reemplazará a Sheryl Sandberg. Ralentizar el crecimiento mientras aumentan los costes. Esta es la situación de cuentas a la que se enfrenta la otrora red social más famosa del mundo. De una empresa de redes sociales al metaverso.

Oliván, crecido entra la naturaleza de los Pirineos oscenses es licenciado en ingeniería eléctrica e industrial por la Universidad de Navarra con un máster en administración de empresas en Stanford.

El de Huesca llegó a las filas de Facebook a finales de 2007 como jefe de operaciones internacionales tras pasar por NTT y Siemens en Japón. Amante del surf y del café que estudió al otro lado del charco gracias a una beca.

Cuando Oliván llegó a Facebook esta era una empresa joven, recién nacida como quien dice, con unos 40 millones de usuarios que ahora les parecen una nimiedad con los 3.600 millones que tiene ahora entre Facebook, pero también gracias a otras como WhatsApp o Instagram.

Un personaje, en todo caso, escondido entre bambalinas, aunque es probable que todo esto siga sin cambiar pese a que cambia de roles y la nómina será más abultada.

“En España no existo”

Sin embargo, su ascenso hasta la vicepresidencia, primero de Crecimiento y luego de Producto, no pasó desapercibido para el Gobierno español que hace dos meses lo citó en Madrid para hablar de las inversiones que la firma pretendía llevar a cabo en nuestro país.

En un negocio de 118.000 millones de dólares en ingresos se espera que, en todo caso, el español tenga mucha menos autonomía porque lo que asegura Mark Zuckerberg en un post en Facebook publicado en las últimas horas es que el perfil que ocupará a partir de ahora el ingeniero no tendrá, ni de lejos, tanto poder. Como el que hasta ahora ostentaba su predecesora.

La pregunta que queda ahora en el aire, dicen los expertos, es si el nuevo tendrá que estar “más atento” a las cuestiones relacionadas con la privacidad de los datos y los usuarios así como proteger que las marcas de Meta no se vean envueltas en polémicas estériles por contenido inadecuado.

Así las cosas, viendo quien entra, merece la pena saber quién sale (de manera voluntaria) tras 14 años de trabajo a la sobra de Zuckerberg.

Quien se va...

Con 52 años, Sheryl Sandberg, evoca a la firma a una reestructuración sin precedentes. La inesperada partida de esta figura polarizadora formada en Harvard con un mandato lleno de controversias se firma casi una década y media después de su aterrizaje después de haber trabajado para secretario del Tesoro estadounidense, Lawrence Summers (Bill Clinton) y haber estado también en Google donde operaba como vicepresidenta de ventas y operaciones globales.

Sandberg se ha visto atrapada en los numerosos escándalos por la privacidad y la moderación del contenido, entre otros, que han sacudido a la empresa en los últimos años.

Como figura pública de Meta, la técnica se ha reunido más de una vez con legisladores del país para defender la operativa de una empresa envuelta en problemas desde el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2020 en la que se acusó a Facebook de ser la gasolina que provocara el incendio.

La razón por la que dice que se va es que se quiere dedicar a la familia y su carácter filantrópico, así a lo etéreo. Todo después de que el negocio de la publicidad, el que dirigía, sigan representando el 97% de los ingresos de la compañía.

Pasando por algunos baches, por la desaceleración de la economía, las restricciones por el sistema operativo de Apple y la presión de la competencia con TikTok que hace sombra a Instagram.

En una entrevista de Bloomberg publicada este miércoles, Sandberg eludía a estos esfuerzos, señalando que su papel en Meta "no ha sido el trabajo más manejable que nadie haya tenido".

Si bien Meta tiene como columna vertebral el mayor negocio de publicidad de la industria de las redes sociales, está tratando rápidamente de convertirse en una empresa de "metaverso" a través de su reciente cambio de nombre y la intensificación de las inversiones en realidad virtual y tecnología relacionada.

Esas medidas sugieren que Zuckerberg pueda tener la necesidad de cambiar drásticamente todo, pero nada hace presagiar que vaya a ser en el corto plazo.

En este contexto, Meta queda en duda ante la pérdida de un primer oficial muy visible, lo que se podría entender como un abandono a un barco que se. De momento, en el mercado, los inversores han visto como el valor de los títulos ha caído en el último año un 44%.

El fin de una era, por antonomasia, el principio de otra que se abre para una compañía que la semana que viene consolida una época en bolsa y ya, oficialmente y a ojos de todos, será la Meta de Mark Zuckerberg.