Hay un gran apetito inversor por vivienda residencial que seguirá en 2021

Todo apunta a que la tendencia para el nuevo año en el sector será la misma de 2020, con ligeras subidas de precio en obra nueva. En 2022 habrá que analizar cómo afecta la menor oferta de obra nueva que habrá en el mercado como consecuencia de la paralización de proyectos con motivo del Covid

Guardar

AUTOR

TIEMPO DE LECTURA

2 min

18/12/2020 02:13

Inversión Inmobiliaria ha dado cita a los principales CEOs del sector inmobiliario para hacer balance de 2020 y ver como se presenta el 2021 para el sector inmobiliario. Borja García-Egotxeaga, CEO de Neinor Homes hace balance del sector en 2020 y asegura que "la crisis desatada por el Covid ha impactado en la economía de una manera global y, por tanto, en todos los sectores de actividad, no siendo el inmobiliario una excepción. Sin embargo, en esta ocasión y a diferencia de lo que ocurrió en la anterior crisis de 2008, nuestro sector no ha sido el gran afectado, sino todo lo contrario, ha sido uno de los más sólidos y uno de los que más puede contribuir a la recuperación y a la creación de empleo perdido. En cuanto a los efectos en sí, conviene diferenciar entre la obra nueva y la segunda mano, pues esta última se ha visto más afectada, donde se espera una contención de precio este año y un menor número de transacciones -frente a las 500.000 operaciones aproximadamente de 2019, se calcula una caída de en torno al 20% para este año-. Sin embargo, en la obra nueva la sensación es que se producirá un ligero incremento de precio de entre el 1-2%, especialmente en aquellas zonas con un mercado de demanda más estable, como son las áreas donde trabaja y tiene los proyectos Neinor.

Según Borja García-Egotxeaga, "a priori todo apunta a que la tendencia en 2021 será la misma de 2020, con ligeras subidas de precio en obra nueva, si bien tanto para finales del próximo año como sobre todo para 2022, será importante analizar cómo afecta la menor oferta de obra nueva que habrá en el mercado como consecuencia de la paralización de proyectos con motivo del covid. En este sentido, calculamos que de las 100.000 viviendas que iban a lanzarse el mercado, se han parado alrededor de un 30% de proyectos, y esto previsiblemente tendrá un efecto en el precio. No obstante, toda previsión de futuro deberá analizarse en función de la evolución de una posible vacuna y de su aplicación en la población.En cuanto a productos para el próximo año, todo apunta a que la tendencia del Build to Rent terminará de consolidarse, y el alquiler en general dará un salto en el sector con la entrada de más actores en este mercado".

En cuanto a los retos que tiene por delante el sector, explica que "el principal reto del sector para el año 2021 es crecer, de manera que el sector se convierta en motor de la generación de riqueza y empleo en el país. Habrá factores tradicionales como las ventas o la financiación, que se van a ver afectados por las condiciones que vaya dejando la crisis económica y que serán más evidentes a medida que se vayan levantando los programas de ayuda. No obstante, también se prevé que puedan surgir nuevos nichos de mercado y fuentes de financiación alternativa, por lo que habrá que estar muy atentos a estas nuevas oportunidades. Otros factores más novedosos que van a brotar con fuerza en el 21 y que pueden ser palancas de crecimiento, son la colaboración público privada (con iniciativas tan interesantes como la ayuda a la compra de vivienda a las personas jóvenes, el lanzamiento de viviendas de alquiler a precio pactado, o la simplificación administrativa) y los fondos de ayuda europeos NextGen, de los que el sector de construcción residencial de obra nueva no puede quedar excluido".

Noticias relacionadas