2016, año difícil para Abengoa

2016, año difícil para Abengoa

Alicia Calvete

04/01/2016 15:44

¿Cómo empieza el año Abengoa? Cuadrando cuentas porque el día 18 de este mes, tiene que tener listo su plan de viabilidad acordado por sus asesores y que será analizado por la consultora que trabaja para los bancos. Los acreedores, la banca, decidirá si les interesa que Abengoa solicite el concurso voluntario antes de agotar los cuatro meses que puede llegar a durar el preconcurso.

La última noticia acerca de la compañía es que ha cumplido las condiciones suspensivas a las que se encontraba sujeta la eficacia de la modificación de los términos y condiciones de una emisión de bonos convertibles con vencimiento en 2017 por un importe de 250 millones de euros, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Hablamos de una empresa que arrastra serios problemas. Según Reuters, la compañía arrastra una deuda consolidada a cierre de septiembre de casi 15.000 millones de euros, casi 17 veces el resultado operativo bruto que tuvo Abengoa entre enero y septiembre. Se desglosa de la siguiente manera: una deuda a corto plazo para proveedores que asciende a 5.500 millones y 8.903 millones de deuda bruta.

Sumando la financiación de todos los proyectos de Abengoa, más de 10.000 millones, los pasivos alcanzan la cifra de 25.000 millones. Recordamos que la compañía tuvo que pedir un crédito de emergencia con los bancos acreedores de 106 millones para hacer frente a los pagos más inmediatos como las nóminas y la paga de navidad que han cobrado los trabajadores según los sindicatos.

Con este panorama, la compañía espera alcanzar un acuerdo con sus acreedores para eludir la quiebra y asegurar su viabilidad antes de concluir el periodo de preconcurso que finaliza a finales de marzo aunque fuentes cercanas a Reuters no descartan que la compañía entre en concurso de acreedores.

Hoy el despacho Iure Abogados, que defiende a los intereses de un proveedor de Abengoa, no descarta que en el futuro puedan exigirse responsabilidades a terceros, incluidos auditores y la Comisión Nacional del Mercado de Valores, por la situación de Abengoa y los daños provocados.

Noticias relacionadas