China celebra el año nuevo. El Banco de Japón, centrado en la inflación

Guardar

AUTOR

TIEMPO DE LECTURA

1 min

30/01/2017 06:55

El Banco de Japón (BoJ) comienza su reunión de dos días de política monetaria. Las bolsas en China permanecen cerradas por la celebración de año nuevo. En lo empresarial, Toshiba de nuevo en el punto de mira.


Indicadores bursátiles que amanecen en negativo. Caídas del 0,9% en Australia. Japón también cierra en negativo, se deja medio punto porcentual, en un día en el que las bolsas chinas permanecen cerradas por festivo.


Este fin de semana ya hemos ido conociendo algunos datos curiosos respecto al año nuevo chino. Solo el sábado, la red social Wechat, la mayor aplicación de mensajería instantánea de China, se han enviado 14.200 millones de felicitaciones especiales. Es un incremento del 75% respecto al pasado año y se quedaría en anécdota si no fuera porque varias cadenas de venta online han dicho que este fin de semana ha sido extraordinario. Iremos conociendo las cifras de consumo y gasto conforme avance la semana.


En Japón ha comenzado la reunión de dos días del Banco Central, en la que no se esperan cambios en la política monetaria, aunque en la rueda de prensa de mañana estaremos atentos a lo que puedan decir sobre la inflación en el país. Una lacra a la que las políticas de estímulo no logran vencer, y que cerró 2016 en negativo.


También en el país nipón esta madrugada hemos conocido las ventas minoristas, que en diciembre crecieron un 0,6% en términos interanuales. Es un crecimiento exiguo respecto a lo que se esperaba. De hecho, respecto a noviembre suponen una caída del -1,7%. Es una consecuencia lógica, según los expertos, si tenemos en cuenta la caída del consumo en general y el hecho de que la inflación esté en negativo.


En clave empresarial, Toshiba es de nuevo protagonista. El que fuera presidente de su unidad nuclear de energía (Westinghouse Electric), y el presidente actual de la misma, han presentado su dimisión. Desde Toshiba decidirán el 14 de febrero, cuando presenten resultados, si aceptan o no ambas dimisiones, que llegan tras varios escándalos. Por un lado, parece que las pérdidas de 6.000 millones en esa división de energía nuclear son más que un rumor, y por el otro, la compañía ocultó pérdidas en 2012 y 2013 en la presentación de sus cuentas al regulador japonés. Pédridas de 400 y 930 millones de dólares, respectivamente.


Dentro del ámbito empresarial, en Australia es protagonista el sector asegurador. El diario Handelsblatt asegura que la alemana Allianz está pensando en hacerse con el líder del sector en Australia, la compañía QBE, y que habría hecho una oferta de 14.000 millones de euros.

Noticias relacionadas