Estados Unidos considera emitir bonos a 50 y 100 años

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos

Estados Unidos considera emitir bonos a 50 y 100 años

Sandra Torrecillas

TIEMPO DE LECTURA

1 min

13/09/2019 10:34

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, confirma que Estados Unidos analiza emitir bonos a 50 años si existe demanda para ellos. En un encuentro organizado por The New York Times, Mnuchin, señaló que podrían emitirlos el año que viene. Además, si tiene éxito, también estudian vender activos a 100 años.

Este concepto de emitir bonos a 50 y 100 años no es nuevo y ya se maneja desde 2009 aunque recientemente ha ganado fuerza. Para la administración Trump, la emisión de deuda a largo plazo limitaría el costo y, por otro lado, los fondos de pensiones disfrutarían de algunos puntos extra de rentabilidad en medido de la caída de los rendimientos generalizada.

Las inversiones a largo plazo suelen pagar más intereses que las de corto plazo, lo que las convierte en apuestas potencialmente buenas para los inversores. Sin embargo, también es cierto que la curva de rendimiento se ha invertido recientemente con tasas del Tesoro a más largo plazo por debajo de los bonos a corto plazo.

El asesor financiero Juan Ignacio Crespo, en Capital Radio, explica que se trata de utilizar viejos métodos para aliviar la deuda de los países. Una opción que también utilizan las empresas que se están apresurando para emitir deuda y están aprovechando los bajos tipos de interés para cambiar deuda antigua por deuda nueva o endeudarse aunque no lo necesiten ahora pensando en que los tipos subirán en el futuro. Escucha su explicación completa:

Juan Ignacio Crespo: Si Argentina puede emitir a 100 años, ¿por qué EEUU no?

Actualmente, los bonos del Tesoro norteamericanos a más largo plazo son los de 30 años, con lo que una emisión a 50 y 100 años sería un cambio histórico.

Sobre los tipos de interés, Mnuchin señala que las tasas negativas no está claro que sean buenas para el crecimiento económico y son malas para el negocio bancario. “Es difícil hacer crecer una economía sin tener un negocio bancario saludable”, señala.

Publicidad

Noticias relacionadas