La cara y cruz para Telefónica

La cara y cruz para Telefónica

Redacción Capital Radio

TIEMPO DE LECTURA

1 min

05/07/2016 15:57

La agencia de calificación crediticia Fitch ha señalado que la volatilidad de los mercados y la incertidumbre económica que ha surgido tras la victoria del Brexit en el referéndum en Reino Unido podría retrasar los planes de Telefónica para reducir su endeudamiento. Fitch explica que el objetivo de la compañía es reducir la ratio de deuda financiera neta respecto al Ebitda desde las 2,91 veces de finales de 2015 a las 2,35 veces, para lo cual tenía una estrategia en la que la venta de activos era una "parte importante".

Por otro lado, resalta que la reciente debilidad de la libra esterlina tras la victoria del Brexit en el referéndum en Reino Unido tendrá un "impacto mínimo" en las métricas crediticias de Telefónica, lo que refleja la "estrecha relación" entre el flujo de caja libre y la deuda en libras esterlinas. Por el contrario, la agencia señala que la principal exposición a los tipos de cambio que tiene Telefónica procede de sus operaciones en América Latina, región que a finales de 2015 representaba el 42% del flujo de caja libre, pero alrededor del 13% de la deuda neta.

En su opinión, esta diferencia crea presiones en las cifras de endeudamiento cuando existe una devaluación "significativa y sostenible" en las monedas. En este contexto, añade que Telefónica busca reducir la sensibilidad a los movimientos de divisas teniendo en los países de Latinoamérica deuda tanto en moneda local como en dólares.

Por otro lado, los analistas de Citi ven un panorama mucho más despejado para la compañía. Creen que las acciones de Telefónica están "baratas", porque el mercado no reconoce algunos méritos de la compañía, y consideran que, pese al fracaso de la venta de su filial de Reino Unido O2, el nivel de deuda de la compañía es "manejable" y se puede reducir de forma orgánica manteniendo el dividendo.

Subraya que Telefónica puede hacer frente a sus problemas de deuda de forma orgánica, mediante un menor dividendo en efectivo, la emisión de híbridos, el flujo de caja y la venta de algunos activos no estratégicos, como el 2,5% de China Unicom.

Respecto al dividendo, cree que Telefónica optará de nuevo por retribuir a los accionistas mediante la formula de scrip dividend y descarta grandes ventas por parte de Telefónica en los próximos meses o la salida a bolsa de su filial de infraestructuras Telxius o incluso de O2, dado el impacto que ha tenido la victoria del Brexit en el referéndum de Reino Unido en los mercados.

Imagen: Flickr: Oliver S.1
Publicidad

Noticias relacionadas