2019: un año brillante para el oro

Guardar

09/04/2019 14:28

2019 promete ser un año brillante para el oro. La demanda mundial subirá a máximos de cuatro años hasta las 4.370 toneladas. Son datos del último informe Gold Focus.

El sector joyero será el principal impulsor de la demanda y compensará la caída en las compras de los bancos centrales. En concreto, los joyeros consumirán un 3% más este año hasta 2.351 toneladas, sobre todo gracias a la fortaleza de India y China, los dos mayores mercados para este metal precioso.

En la India, el impulso será de un 7% gracias a su política gubernamental, centrada en el aumento de los ingresos agrarios y los recortes fiscales, que afectan sobre todo a las clases medias. Estas subidas contrarrestarán la menor demanda de Oriente Medio, donde se espera una reducción debido a la desaceleración económica y la debilidad de las divisas. En el caso de Europa, el consumo está estancado, aunque las exportaciones dinamizan el sector.

En cuanto a la inversión física, la demanda se mantendrá prácticamente sin cambios a 1.082 toneladas gracias al impulso de Europa Occidental, especialmente Alemania, y EEUU, debido a las expectativas de precios y correcciones en el mercado.

En China, la incertidumbre en torno a su economía también impulsará la demanda de oro de inversión, mientras que en Oriente Medio, India y Japón las cifras serán inferiores a las del año pasado.

Este aumento de la demanda irá acompañado de un incremento de la producción minera y del reciclaje, factores que en conjunto harán que el precio del oro se vaya a 1.310 dólares la onza de promedio, un aumento del 3,3% respecto a 2018.

A favor del precio del oro jugarán factores como la inestabilidad geopolítica internacional, con las tensiones comerciales entre EEUU y China o el Brexit en Europa y las tensiones en los países de Oriente Próximo, ya que el oro funciona como activo refugio en periodos de incertidumbre. Sin embargo, la fortaleza del dólar limitará las ganancias ya que hace que el oro sea más caro para los compradores extranjeros. Un dólar fuerte impedirá que el precio del metal se dispare por encima de los 1.400 dólares la onza.

Noticias relacionadas