"Las injerencias rusas en las redes son como la propaganda en la segunda guerra mundial"

"Las injerencias rusas en las redes son como la propaganda en la segunda guerra mundial"

Redacción Capital Radio

TIEMPO DE LECTURA

1 min

13/11/2017 15:30

El ministro de exteriores, Alfonso Dastis ha reforzado la sospecha de la intervención rusa en el procés al confirmar que existen muchos indicios de que Oriol Soler y otros promotores del independentismo “tratan de intervenir, manipular y afectar a lo que debe ser el desarrollo democrático natural en Cataluña”. Antes de entrar en la reunión de ministros europeos ha respondido con estas palabras a la pregunta sobre los encuentros entre Oriol Soler y Julian Assange que ha destapado El País. El creador de WikiLeaks se encuentra recluido en la embajada de Ecuador en Londres desde hace más de 5 años. María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa, ha vuelto a insistir en que el tráfico en las redes sociales pasó por Rusia y Venezuela, aunque no confirma que estuviera relacionado con los gobiernos de los respectivos países.



Pablo San Emeterio, experto en seguridad de ElevenPaths, considera poco sorprendente la difusión de las llamadas fake news a través de redes sociales con intención política. La apertura de cuentas en redes sociales se ha convertido en un modelo de propaganda que busca influir en las decisiones políticas internacionales. "En la segunda guerra mundial la propaganda también venía de los dos bandos". El objetivo es crear "estados de ánimo alrededor de ciertos temas". El hacker recuerda que aunque aún no existan pruebas de las injerencias rusas en las últimas elecciones de EEUU o en el proceso soberanista catalán, sí existen pruebas de espionaje estadounidense a otros países. El caso Snowden destapó el fenómeno de escuchas masivas de la NSA a los ciudadanos y líderes mundiales.


Pablo San Emeterio defiende que sería muy ingenuo pensar que no existen escuchas o intentos de influencia desde todos los países: "No debería sorprender a nadie que las agencias de espionaje se dediquen a espiar".


Las redes sociales reciben una presión constante para controlar que las fake news se retiren. Sin embargo, se trata de un tema complejo por el límite que puede suponer a la libertad de expresión.

Publicidad

Noticias relacionadas