Los fondos soberanos cambian de inversión: consumo, tecnología y sector químico

Los fondos soberanos cambian de inversión: consumo, tecnología y sector químico

Redacción Capital Radio

TIEMPO DE LECTURA

1 min

28/03/2019 09:52

91 fondos soberanos con unos activos conjuntos de 8 billones de dólares han protagonizado inversiones valoradas en 80.000 millones de dólares en 2018. Suponen un 2% del total de todas las fusiones y adquisiciones globales, según el informe “Sovereign Wealth Funds 2018”, elaborado por el Sovereign Wealth Research del IE University e ICEX-Invest in Spain.

La clave de este año es el cambio en la hoja de ruta de estos gigantes de la inversión. El mercado inmobiliario sale por primera vez en años del top tres y ha sido sustituido por los sectores de consumo, el químico y el tecnológico, especialmente en e-commerce y fintech. El director del Sovereign Wealth Research de IE University, Javier Capapé, explica que “para los inversores a largo plazo, el ciclo es demasiado alto para entrar en el mercado inmobiliario y están a la espera de ver qué sucede el próximo ejercicio”. Señala que se debe a un cambio en el ciclo pero también el cambio de rumbo del mayor fondo soberano del mundo, el noruego, que ha reducido objetivos de su cartera inmobiliaria.

Es llamativo que la inversión soberana se haya dirigido al consumo en un momento de desaceleración económica global. “En estos casos las operaciones se realizan en mercados emergentes, con clases medias crecientes, y especialmente en países potentes como India”, apunta Capapé.

El sector que mayor número de operaciones ha registrado durante el pasado año es el tecnológico. 2018 marca un récord histórico de operaciones de sovereign venture funds, es decir, de fondos soberanos que invierten como fondos de venture capital y con fondos de venture capital.

Capapé reconoce que los fondos están invirtiendo de forma masiva, a través de operaciones más pequeñas, en fintech, ciberseguridad o inteligencia artificial. Por un lado, buscan diversificar sus carteras y, por otro, apostar por los activos del futuro a la espera de nuevas rentabilidades. En el mismo sentido, cada vez apuestan más por activos verdes.

Publicidad

Noticias relacionadas