Pero, ¿hay o no hay burbuja inmobiliaria?

Guardar

10/07/2019 20:35

El precio de la vivienda subió un 4% anual en la zona euro y en la Unión Europea durante el primer trimestre de 2019, según ha publicado Eurostat. En España la subida es de casi el doble, del 6,9%, dos décimas más que en el último trimestre de 2018.

Las mayores subidas se han visto en Hungría, del 11,3%, República Checa, con un alza del 9,4% y Portugal, con un 9,2%. En el lado contrario, solo en Italia el precio de la vivienda registró descensos, un 0,8% concretamente.

Esta subida media del 4% interanual en la Unión Europea se produce tras incrementarse un 4,6% y un 4,5% respectivamente en los trimestres anteriores. En la zona euro, en los últimos meses de 2018, las subidas fueron del 4,6% en el cuarto trimestre y del 4,8% en el tercero.

Volviendo a España, el mercado residencial cerró 2018 con una subida trimestral de 6,7%, según los datos de Eurostat, tras el alza del 6,8% y 7,2% en el segundo y tercer trimestre, respectivamente.

Esto en cuanto a los precios de la vivienda, pero los precios del alquiler también están creciendo en la mayoría de las ciudades españolas. A pesar de esta situación, solo un 37% de los españoles apuesta por limitar los precios. Algo que ya se está haciendo en ciudades como París y Berlín. Aquí en Cataluña se ha intentado, pero finalmente el Parlament tumbó el decreto ley para limitar los precios.

¿Hay o no hay burbuja?

Pues hace unos 3 meses el FMI ya alertaba de que veía señales de que se estaba creando una burbuja inmobiliaria a nivel global. El rápido encarecimiento de la vivienda en numerosos países durante los últimos años ha incrementado las preocupaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) con respecto de las consecuencias potenciales de una caída significativa y coordinada de los precios, según recogía el organismo en su Informe de Estabilidad Financiera Global.

A principios de junio, el INE presentaba los datos del incremento del precio de vivienda en España. Un 6,8% en el primer trimestre con respecto al año anterior. El dato supone una aceleración con respecto al trimestre previo, ya que los precios de compra cerraron el año pasado a un ritmo de crecimiento del 6,6%. La subida se debe, en exclusiva, al encarecimiento de las casas nuevas, cuyo precio sube al mayor ritmo desde finales de 2007, justo antes del estallido de la burbuja inmobiliaria.

Además, por primera vez desde 2008, el año pasado España volvió a construir más vivienda de la que vende. En 2018 se dieron 100.000 visados de obra (el 24% más), por encima de las algo más de 90.000 compraventas que se registraron en el segmento de pisos nuevos, según las cifras del Colegio de Registradores.

Aunque por otra parte, antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, los precios de la vivienda en España llegaron a crecer a un ritmo anual del 16-17%. Cada año se iniciaba en España la construcción de 600.000 viviendas. Incluso se llegó a rondar las 850.000 viviendas iniciadas en un mismo año, en 2008. Se construían más viviendas que en Francia, Alemania e Italia juntas.

Noticias relacionadas