Adiós al "por debajo pero cercano al 2%": Lagarde y el giro en la inflación del BCE

Repasamos los detalles del histórico cambio del BCE en su objetivo de inflación

Guardar

08/07/2021 18:31

Ha llegado el momento de olvidar una de las frases más repetidas por los presidentes del Banco Central Europeo de los últimos años. "Below but close to 2%", que en castellano se traduce como "por debajo, pero cercano al 2%". La institución monetaria europea ha decidido dejar atrás su histórico objetivo de inflación “por debajo, pero cerca del 2%, para situarlo directamente en el 2% y abrir la puerta a que rebase este nivel de forma moderada.

¿Por qué lo cambia el BCE? Lo analizamos en este podcast de Expediente Abierto.

Adiós al "por debajo pero cercano al 2%": Lagarde y el giro en la inflación del BCE

Christine Lagarde, presidenta del BCE, ha identificado este jueves los puntos débiles del anterior objetivo. "Estaba visto ampliamente como algo demasiado elaborado y a veces daba lugar a percepciones erróneas sobre las aspiraciones del consejo de gobierno. La nueva formulación elimina cualquier posible ambigüedad y transmite resueltamente que el 2% no es un techo", explicaba.-

De la misma manera que ha explicado 'lo malo' del anterior objetivo, la jefa del BCE también ha hecho una larga lista con las bondades del 2%. "Es fácil de comunicar, es sólido, está bien aceptado en la comunidad económica internacional y es un buen equilibrio entre tener suficiente margen para maniobrar para resistir y luchar contra la desinflación y evitar el coste del bienestar de tener una inflación demasiado alta", insistía

El banco central del Viejo Continente no ha sido el único que ha revisado ese objetivo de inflación ante la llegada del coronavirus. La Reserva Federal se le adelantó muchos meses antes. A finales de agosto de 2020, en el mítico encuentro del Jackson Hole, Jerome Powell anunciaba al mercado que ahora tendrían más manga ancha para dejar que la subida en los precios sobrepasara temporalmente el 2%.

Aquel día Wall Street recibió la noticia con cierta alegría. Pero hoy en Europa el color que se lleva después del bombazo del BCE no es el verde, sino el rojo pasión. Los índices han caído en torno a un 2%. El Banco Central Europeo no ha conseguido levantar los ánimos en el mercado a pesar de haber hecho un guiño a que la inflación no traerá el temido 'tapering'.

Enrique Zamácola, director de Link Securities, lamentaba que este jueves la decisión histórica del BCE haya pasado desapercibida en el mercado.

Noticias relacionadas