Así funcionan las encuestas de sentimiento en bolsa

Cuando el pesimismo reina entre los inversores, el rendimiento del mercado es superior a la media

14/10/2019 18:23

Así funcionan las encuestas de sentimiento en bolsa

Análisis con Ricardo González, gestor de GPM International Capital

Cuando el pesimismo reina entre los inversores individuales, el rendimiento del mercado es superior a la media histórica. Aunque suene a paradoja, ésa es la realidad que se constata cuando estudiamos la relación entre las encuestas de sentimiento inversor y las bolsas.

"Cuando hay un pesimismo tan acusado como en la actualidad, a seis meses vista el S&P 500 ha subido el doble que su media histórica", explica Ricardo González, gestor de GPM International Capital. Y a un año vista, la revalorización media del índice es del 11%, muy por encima del 7,67% que suele revalorizarse durante un periodo de 12 meses.

Origen de las encuestas de sentimiento inversor

Existe una Asociación Estadounidense de Inversores Individuales (AAII, por sus siglas en inglés), una organización sin animo de lucro que se compone de unos 150.000 miembros con el objetivo de transmitir conocimiento financiero a los inversores individuales.

Fundada en 1978, no fue hasta 1987 que empezó a hacer una encuesta semanal para saber cuál es su pronóstico para los mercados de valores en los próximos seis meses. El sentimiento se divide en tres categorías: alcista, bajista o neutral.

Se trata de un indicador muy seguido por economistas y gestores para medir el sentimiento y sus resultados se publican cada jueves. Según los resultados del pasado jueves, "ahora mismo el pesimismo en el mercado respecto a la renta variable es incluso superior al del último trimestre de 2018", explica González, haciendo referencia a un trimestre que resultó muy difícil para las bolsas en pleno contexto de incertidumbres.

Dicho de otra forma: en la actualidad, más del doble de inversores cree que las bolsas bajarán durante los próximos seis meses respecto a los que creen que subirán a pesar de que el entorno no se considera dramático para la renta variable, ya que estamos cerca de máximos históricos en EEUU.

Noticias relacionadas