Así es el plan del Banco Santander para la transición ecológica

Como apuesta demandada y diferenciadora, la entidad lanza préstamos verdes y bonos sostenibles para ayudar a clientes a avanzar en la transición energética

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

1 min

09/08/2021 09:18

Con el objetivo de afrontar la emergencia climática, el Banco Santander lanza un plan de apoyo a particulares y a empresas para reducir las emisiones de carbono en hogares y oficinas y apoyar la transición ecológica. Para ello, la entidad ha firmado un protocolo con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) para financiar proyectos de adaptación energética de edificios. Este programa PREE (Programa de Rehabilitación Energética de Edificios) es una de las unidades de negocio de las que el Santander espera mayor crecimiento. Así, el grupo de Ana Botín se fortalece en un mercado donde el reclamo ecológico comienza a ser diferenciador entre la competencia.

El reto de transición ecológica se ha materializado en el producto Préstamos Reforma Verde Particulares y Negocios. Éste ayuda a financiar proyectos de reforma verde para que el cliente realice cambios en su hogar o lugar de trabajo para el ahorro de energía o la eficiencia energética. Destinado para la reforma de edificios construidos antes de 2007, este préstamo tiene un interés fijo del 5,95% a un plazo de siete años y ofrece un importe de 6000 a 100.000 euros para particulares, y de hasta 10 millones de euros para personas jurídicas.

Acuerdo de París

A comienzos de año el grupo Banco Santander anunció su compromiso de alcanzar las cero emisiones netas de carbono en 2050. Así, abrieron un plan con tres líneas de actuación. Los préstamos verdes corresponden al apoyo a clientes en la transición ecológica. Pero por otro lado pretenden alinear la cartera para cumplir con los objetivos de París y reducir el impacto medioambiental de la propia actividad del grupo grupo.

De esta manera, la entidad busca eliminar por completo para 2030 la exposición a la minería de carbón térmico. Además, dejará de promover servicios financieros a clientes de energéticas que dependan en más de un 10% del carbón térmico.

Asimismo, la reducción de la propia huella medioambiental del grupo se llevará a cabo mediante el uso de energía procedente de fuentes renovables y proyectos de compensación de dióxido de carbono. También se comprometen a apoyar la reducción del uso de plásticos de un solo uso o la instalación de iluminación LED.

Ana Patricia Botin
Ana Patricia Botín, presidenta de Banco Santander

Noticias relacionadas