El Banco de España descarta una recesión en nuestro país

El BCE rebaja cuatro décimas su crecimiento económico hasta situarlo en el 2%

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

1 min

24/09/2019 14:30

El Banco de España revisa a la baja las estimaciones de crecimiento para la economía española en cuatro décimas hasta el 2% para este año. El tercer trimestre cerrará con un crecimiento económico del 0,4%, una décima menos que en los dos trimestres anteriores. Debido, en gran parte, a la aportación negativa de la demanda externa.

Según el último Informe Trimestral de la Economía Española, el país se encuentra en un periodo de desaceleración y durante los dos próximos años, la situación será más intensa de lo previsto. La economía avanzará un 1,7% en 2020, dos décimas menos y un 1,6% en 2021, una décima menos.

El deterioro externo debido a las tensiones comerciales y geopolíticas, además de la parálisis política que atraviesa el país, afectarán negativamente al comercio y al nivel de gasto de empresas y familias.

El bajo nivel de ahorro de las familias indica que este tipo de gasto seguirá mostrando poco movimiento en los próximos meses. Al igual que la inversión residencial, que muestra cierta debilidad en la compraventa y en las hipotecas, al mismo tiempo que el precio de la vivienda continúa subiendo de forma moderada.

De esta manera, también se verá afectado el empleo, que crecerá un 1,8% en 2019 y un 1,3% en 2020, dos décimas menos que el pasado junio. Por consecuencia, la tasa de paro se situará en el 14,1% a finales de año, más alto de lo estimado. En 2021, se espera que la tasa de desempleo cierre con un 12,8% según el nuevo Informe Trimestral.

Ante esta situación generalizada, el Banco Central Europeo ha planteado la idea de complementar las políticas monetarias expansivas con otras políticas económicas.

Este proceso ha desempeñado un importante papel tras la crisis a la hora de mantener unas condiciones de financiación buenas, que favorezcan al gasto privado y aproximen las tasas de inflación a su objetivo. Sin embargo, su capacidad de actuación es limitada, por eso el BCE ha acompañado el reciente paquete de medidas de política monetaria con llamadas a la adopción de una agenda de reformas que impulse un crecimiento potencial.

Noticias relacionadas