Cómo elegir un préstamo online

Para muchos consumidores contratar online servicios importantes como un préstamo, todavía sugiere demasiada incertidumbre. Loan Scouter nos ayuda a saber en qué nos tenemos que fijar a la hora de contratar un préstamo online, para poder hacerlo con confianza.

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

2 min

08/11/2019 09:14

Para muchos consumidores contratar online servicios importantes como un préstamo, todavía sugiere demasiada incertidumbre. Loan Scouter nos ayuda a saber en qué nos tenemos que fijar a la hora de contratar un préstamo online, para poder hacerlo con confianza.

Lo primero eres tú

Antes incluso de estudiar las diferentes posibilidades que ofrece el mercado, es recomendable que el propio consumidor haga un estudio de solvencia sobre sí mismo. Simplemente hay que responder a dos preguntas:

¿Qué ingresos tengo?

¿Qué gastos tengo?

La diferencia supone la capacidad de ahorro y es lo que te puedes permitir pagar en cuota de préstamo, si no surge absolutamente ningún imprevisto. Por tanto, para que un préstamo sea asequible para alguien, entre otras cosas, la cuota debe ser sensiblemente menor a la capacidad de ahorro, ya que no es buena idea apostar todo a que no ocurrirán imprevistos.

Comparar requisitos, TAEs y cantidades brutas

Sabiendo qué es lo que el consumidor se puede permitir, puede acudir a un comparador de préstamos para comparar los factores mencionados arriba y hacer una primera preselección de préstamos.

Aunque muchos consumidores solo comparan la TAE y los requisitos que exigen los prestamistas, también es importante no olvidarse de las cantidades totales a devolver.

Al comparar requisitos, hay que tener en cuenta que, por lo general, cuantos más requisitos exige el prestamista (nómina, aval, garantía, no estar en ASNEF, etc.) más bajos suelen ser los intereses, así que no tiene por qué ser mejor elegir el préstamo con menos requisitos. Dependerá de las posibilidades del consumidor y sus preferencias.

Con el comparador no está todo hecho

Un comparador sirve para ahorrar mucho tiempo en una primera preselección, pero luego el consumidor debe leer atentamente los contratos. Según algunos expertos, se deberían leer entre tres o cuatro contratos completamente y compararlos tomando notas.

Es cierto que hay muchos prestamistas disponibles, pero si se compara un número mayor de contratos, los datos son difíciles de asumir y se pierde perspectiva.

Comisiones no obligatorias

Llegados al punto de leer contratos, es recomendable incluir en nuestra comparación las comisiones no obligatorias. La TAE ya incluye todas las comisiones obligatorias, pero en igualdad de condiciones, podemos elegir el que ofrezca las comisiones de devolución anticipada o extensión del plazo del préstamo más bajas. También es recomendable fijarse en las comisiones por retraso en los pagos y en el interés que se aplicará en caso de mora.

Además del contrato, busca información sobre la empresa

Actualmente, hay empresas europeas ofreciendo préstamos y con ellas suele ser más difícil informarse. Al fin y al cabo, una empresa española siempre se puede buscar en el Registro Mercantil, pero no es fácil saber cómo acceder a los registros mercantiles de países lejanos con idiomas desconocidos.

Si se opta por una empresa extranjera, es importante asegurarse de que tratamos con una entidad legal y debidamente registrada.

Por otro lado, cualquier empresa seria debería ofrecer esta información sin problema, por lo que si se contacta con el servicio de soporte y no se reciben respuestas claras y trasparentes, puede ser suficiente justificación como para desechar este prestamista y continuar la comparación en busca de otro.

Noticias relacionadas