¿Cómo va a afrontar la reforma fiscal el comité de expertos del Gobierno? Lo explica Casasnovas

Guillem López Casasnovas, uno de los 17 expertos del comité, defiende que la subida de impuestos debe realizarse con precaución

Guardar

AUTOR

TIEMPO DE LECTURA

1 min

14/04/2021 10:09

Guillem López Casasnovas, catedrático de Economía en la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y uno de los 17 expertos convocados por el Gobierno para formar parte del comité para la reforma fiscal, ha estado aquí, en Capital Radio para explicar cómo van a afrontar el cambio regulatorio.

Entrevista Capital con Guillem López Casasnovas, catedrático de Economía en la Universidad Pompeu Fabra

Hablamos con uno de los 17 expertos del Comité para la Reforma Fiscal

La postura del catedrático de Economía en la Universidad Pompeu Fabra, que participará en su sexta comisión, pasa por una sola palabra: la precaución.

Cree que siempre, tanto en los momentos de crecimiento como en los de crisis, las reformas deben ser moderadas.

Además, afirma que la reforma no debe poner el foco tan solo en los impuestos, sino también en el gasto público, para así reducir la importante diferencia existente entre lo que el país gasta y lo que ingresa.

Otro aspecto en el que también se debería incidir, según Guillem López Casasnovas, es solventar los problemas de cumplimiento fiscal.

¿Impuesto sobre el patrimonio? “Una doble imposición”

En la actualidad, hay un debate candente, el de la potencial creación extraordinaria de un impuesto sobre el patrimonio, la llamada tasa Covid, algo que el miembro del comité de expertos para la reforma fiscal considera una doble imposición.

Sin embargo, el experto no se cierra a su creación debido a las circunstancias especiales derivadas de la pandemia, y sostiene que, si se llega a aplicar, “tiene que haber un tipo mínimo estatal y que cada comunidad autónoma decida cuál impone”.

En cuanto al impuesto de sociedades, el economista cree que será fruto de la globalización y que correrá a cargo del conjunto de la OCDE.

Casasnovas predice que, en este terreno, el único papel de España será el de ajustar su propia realidad estructural económica a lo que se acabe decidiendo.

Noticias relacionadas