La confianza de los empresarios alemanes se desploma hasta mínimos históricos

La recuperación rápida, en forma de V, es poco probable para la economía alemana, según el instituto IFO

Guardar

ETIQUETAS

ifo alemán

TIEMPO DE LECTURA

1 min

24/04/2020 12:14

La recuperación rápida, en forma de V, es poco probable para la economía alemana. Es al menos lo que dice el Instituto IFO que hoy además ha dado a conocer su índice de clima empresarial que ha caído hasta un mínimo histórico.

La economía alemana está pasando por su momento más difícil desde la reunificación hace casi 30 años y el instituto IFO habla de que la crisis del coronavirus está golpeando a la economía alemán con “toda su furia” y ha provocado que la moral de los empresarios haya tocado mínimos históricos. Ha bajado el clima de negocios desde 85,9 hasta 74,3 puntos, un dato mucho peor de lo esperado.

El economista jefe de IFO habla de que el sentimiento es “castastrófico” y, como muy pronto, ve algún signo de recuperación a mediados de año. Sin embargo, señala que la recuperación en forma de V es poco probable que se produzca.

GRAFICO IFO 2 24-04-20

En el sector manufacturero, el Índice de Clima Empresarial ha caído a su valor más bajo desde marzo de 2009 y la situación actual de las empresas industriales ha empeoró dramáticamente. Además, las expectativas están marcadas por un pesimismo extremo y el indicador de expectativas también ha caído a un histórico, con una demanda de productos industriales que se ha colapsado.

En el sector de los servicios, el indicador del clima de negocios más de lo mismo, nuevos mínimos históricos y el pesimismo de sus expectativas no tiene precedentes.

El Instituto IFO analiza también el clima empresarial en el comercio que cae en picado tanto en situación actual como en expectativas y en el caso de la construcción, el índice se hunde abruptamente aunque la mayoría de las empresas de construcción siguen satisfechas con su situación actual.

La canciller alemana Angela Merkel ha pedido a los alemanes resistencia y disciplina para superar la crisis que “aún está en sus comienzos”. Los fabricantes de automóviles alemanes han reiniciado la producción en algunas fábricas esta semana después de que el país suavizara las restricciones diseñadas para contener el brote de coronavirus. Ciertas tiendas están abriendo pero las estrictas normas de distanciamiento social siguen en vigor.

Y los efectos en el empleo también llegarán. El instituto de investigación del mercado laboral IAB apunta a que el desempleo alemán aumentará en unos 520.000 y superará los 3 millones este año.

Noticias relacionadas