Crédito y Caución prevé un aumento del 33% en las insolvencias mundiales en 2022

La prórroga de los estímulos fiscales y las excepciones a la legislación concursal explican el todavía bajo nivel de quiebras empresariales

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

3 min

07/10/2021 12:07

El director de comunicación de Crédito y Caución, Pavel Gómez del Castillo, ha presentado el último informe de la compañía en el que analizan las insolvencias empresariales mundiales. Reconoce que las de 2021 serán menores que las de 2022 en el que prevé un aumento del 33%.

Respecto al año en curso destaca que "se ha dado una patada adelante" con todas las ayudas y por eso pueden llegar esas quiebras en 2022. En Europa crecen por encima del 50%, muy por encima de otras regiones del mundo.

En el 2022 los estímulos y las moratorias concursales van a desaparecer y el informe de Crédito y Caución, Pavel Gómez del Castillo, destaca que en todo el mundo subirá un 33%. España y otros países europeos pueden estar entre los más afectados.

Destaca que hay una falsa sensación de seguridad en algunas empresas ante esta situación aunque no han vuelto a las cifras de facturación pre pandemia.

Escucha el análisis completo aquí:

El informe de Crédito y Caución

El director de comunicación de Crédito y Caución, Pavel Gómez del Castillo, presenta el último informe sobre insolvencias mundiales.

Así es el informe

Crédito y Caución prevé que las insolvencias mundiales aumenten un 33% en 2022. De acuerdo con el último informe difundido por la aseguradora de crédito, el todavía bajo nivel de quiebras empresariales de este año se debe a la prórroga de las medidas fiscales en muchos países y a la continuidad de las moratorias en la aplicación de la legislación sobre quiebras.

Por regiones, en 2021 se aprecia ya un aumento de las insolvencias en Europa, mientras que tanto Norteamérica como Asia-Pacífico muestran todavía un retroceso. A partir de 2022, Crédito y Caución prevé que se registrará un claro repunte en las tres regiones debido a la desaparición de los estímulos fiscales y al posible endurecimiento de las políticas monetarias por las crecientes presiones inflacionistas.

“Está claro que la eliminación de las ayudas podría suponer un reto para algunas empresas a corto plazo, ya que tienen que volver a operar en un entorno sin un apoyo público significativo. Algunas son especialmente vulnerables, ya que se han endeudado más para sobrevivir a la pandemia del coronavirus”, explica el informe.

En contra de los temores iniciales cuando estalló la pandemia, las insolvencias empresariales se redujeron un 14% en 2020. Francia, Bélgica, Italia o España promulgaron en 2020 leyes que congelaron temporalmente los procedimientos de quiebra. Los países que introdujeron menos cambios en su legislación, como Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Irlanda, Japón o Estados Unidos, registraron un menor descenso de las insolvencias. Las medidas de estímulo fiscal también desempeñaron un papel crucial para contener las quiebras en Alemania, Francia, Austria, Bélgica, Países Bajos, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Australia o Japón.

En 2021 se preveía un incremento de las quiebras a nivel global, pero la ampliación del apoyo fiscal en muchos países ha contenido los niveles de insolvencia. Sin embargo, los datos también sugieren que se han creado una bolsa de empresas financieramente débiles que no sobrevivirán una vez que las circunstancias económicas se normalicen.

Crédito y Caución prevé que las denominadas empresas zombis materialicen sus quiebras en los cuatro trimestres posteriores a la finalización de los estímulos fiscales. Esta retirada ya se ha producido en algunos mercados como Brasil, Turquía o Rusia. En otros casos, como Australia, Irlanda, Japón, España o Suecia, estos se mantendrán hasta el cuarto trimestre de 2021 o incluso, caso de Corea del Sur, hasta el segundo trimestre de 2022.

De acuerdo con las previsiones de Crédito y Caución, al cierre de 2022 las quiebras habrán aumentado en la mayoría de los mercados en comparación con los niveles anteriores a la pandemia.

Este incremento será especialmente notable en Italia (34%), Reino Unido (33%), Australia (33%), Finlandia (29%), Singapur (28%), España (26%), Países Bajos (26%) y Francia (23%). En Portugal, el incremento será del 14%. Durante este periodo, Alemania (2%) mostrará una evolución relativamente estable de las insolvencias y, en menor medida, Suecia (3%), Japón (4%) o Estados Unidos (6%). Brasil (-35%), Corea del Sur (-15%) e Irlanda (-10%) serán los únicos mercados con insolvencias sustancialmente menores en 2022 en comparación con los niveles de 2019.

Noticias relacionadas