Crédito y Caución: "El riesgo de impago en España"

Sectores como automoción y transporte, bienes de consumo duradero, construcción, servicios y textil presentan un muy alto riesgo de impago

Guardar

ETIQUETAS

impago

españa

TIEMPO DE LECTURA

5 min

25/06/2020 12:53

Crédito y Caución: "El riesgo de impago en España"

Agricultura – Riesgo medio

El sector se ve afectado por las consecuencias del confinamiento, que ha generado problemas logísticos y falta de trabajadores extranjeros de temporada. Aunque se prevé que el valor añadido de la agricultura se contraiga un 6% en 2020, las perspectivas de un rápido repunte son buenas.

Alimentación – Riesgo medio

Los márgenes del sector se mantienen estrechos, ya que la presión sobre los precios de los grandes distribuidores obliga a los productores y procesadores a ajustarse. Muchas empresas de alimentación muestran un alto nivel de adaptación a corto plazo. La recesión económica global y una posible escalada del conflicto comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos siguen siendo riesgos a la baja que podrían dar lugar a un deterioro del riesgo crediticio de las empresas, especialmente de las empresas alimentarias que dependen de las exportaciones. Debido al confinamiento, los proveedores de alimentos de hoteles y restaurantes, especialmente las empresas de bebidas, están sufriendo un deterioro de las ventas. Se prevé que el valor añadido se contraiga alrededor del 0,5% en 2020, después de crecer un 2,2% en 2019.

Automoción y transporte – Degradación de riesgo medio a muy alto

Prevemos que tanto la producción como la venta de vehículos disminuyan drásticamente en 2020. Debido a las amplias medidas de confinamiento, la mayoría de las empresas activas en este sector cerraron temporalmente su actividad. Esto causará una importante disminución de los márgenes y resultados para los fabricantes, proveedores y concesionarios. Se espera que el valor añadido de la automoción y el transporte se contraigan un 29% y un 8% respectivamente en 2020, en un entorno de aumento de los retrasos en los pagos y las insolvencias.

Bienes de Consumo duradero – Degradación de riesgo medio a muy alto

El consumo privado de bienes de consumo no alimentario se ha deteriorado debido al impacto del coronavirus y muchas empresas han cerrado temporalmente debido al confinamiento. El deterioro del sentimiento de los consumidores y el fuerte aumento del desempleo podrían obstaculizar un rebote a corto plazo. La solidez financiera de muchas empresas se ha deteriorado gravemente, y se prevé que los retrasos en los pagos y las insolvencias aumenten bruscamente. El valor añadido de las ventas al por menor disminuirá un 6% en 2020.

Construcción y materiales – Degradación riesgo alto a muy alto

El sector afrontaba antes del brote de coronavirus un aumento del riesgo crediticio, principalmente para las empresas de menor tamaño. Debido a la recesión en curso, las empresas se ven afectadas por el aplazamiento de proyectos y la reducción del volumen de pedidos, especialmente en los segmentos de obra pública y construcción residencial. Se prevé que el valor añadido de la construcción se reducirá en casi un 9% en 2020, y se espera que los retrasos en los pagos y las insolvencias vuelvan a aumentar.

Electrónica y TIC – Degradación de riesgo medio a alto

Las ventas se han deteriorado debido al cierre de las empresas como resultado del confinamiento. El deterioro del sentimiento de los consumidores y el fuerte aumento del desempleo podrían obstaculizar un fuerte repunte a corto plazo. Si bien el aumento del comercio electrónico está compensando en parte la disminución de las ventas, se espera que el valor añadido de las TIC disminuya en más de un 4% en 2020. Se espera que aumenten los retrasos en los pagos y las insolvencias.

Financiero – Degradación de riesgo medio a alto

El sector bancario está gravemente afectado por la recesión económica global. El aumento de los problemas financieros de las empresas y los consumidores conduce a un aumento de los préstamos improductivos y al deterioro de los beneficios. Se espera que el valor añadido del sector se contraiga casi un 5% en 2020

Maquinaria e ingeniería – Degradación de riesgo medio a alto

Las perspectivas del sector se han deteriorado, ya que los pedidos y la producción han disminuido considerablemente. La demanda de los principales sectores compradores se ha reducido y las interrupciones de la cadena de suministro tienen un impacto negativo. Se espera que el valor añadido de la ingeniería se contraiga en un 16% en 2020, y que los retrasos en los pagos y las insolvencias aumenten considerablemente.

Metalurgia y acero – Degradación de riesgo medio a muy alto

Los productores y comerciantes de la metalurgia y el acero sufren debido al deterioro de la demanda de los principales sectores compradores como la automoción, construcción y maquinaria) y a las interrupciones de la cadena de suministro. Se prevé que el valor añadido de la fabricación metalúrgica se contraiga en un 17% en 2020, y la solidez financiera de las empresas se deteriore gravemente.

Papel – Riesgo alto

Los productores de papel y las empresas de impresión se ven afectados estructuralmente por el proceso de digitalización en curso. Actualmente, las interrupciones de la cadena de suministro debidas a las medidas de confinamiento tienen un efecto negativo. Se prevé que el valor añadido del papel se reducirá casi un 17% en 2020, en un contexto de aumento de los retrasos en los pagos y las insolvencias.

Químico y farmacéutico – Degradación de riesgo bajo a alto

Muchas empresas químicas sufren el deterioro de la demanda de los principales sectores compradores a nivel nacional y global. Se prevé que el valor añadido de los productos químicos se contraiga en casi un 11% en 2020, mientras que para los productos farmacéuticos se espera una contracción del 12%. El subsector de los cosméticos se ha visto gravemente afectado por el cierre total de los minoristas durante el bloqueo.

Servicios – degradación de riesgo bajo a muy alto

Debido a las amplias medidas de confinamiento ante el brote de coronavirus, se prevé que muchos segmentos sufran gravemente, especialmente los hoteles, restaurantes, bares, espectáculos, eventos culturales, agencias de viajes y operadores turísticos. Nuestras previsiones apuntan a que el valor añadido de los servicios se contraerá un 6% en 2020 (la hostelería bajará un 20%) y que las insolvencias aumentarán considerablemente.

Textil – Degradación de riesgo alto a muy alto

Los productores, mayoristas y minoristas textiles, que ya sufrían antes del brote de coronavirus la fuerte competencia feroz y los márgenes estrechos, se han visto afectados por el deterioro de las ventas en el mercado doméstico y exterior. Después de disminuir un 5% en 2019, se prevé que el valor añadido del textil se contraiga de nuevo en 2020 un 20%. Los pequeños minoristas se ven particularmente afectados por los efectos negativos del confinamiento y se espera que los retrasos en los pagos y las insolvencias crezcan aún más.

Noticias relacionadas