Francisco Fonseca: "La cuestión con Italia no es hablar, es respetar las reglas"

El director de la Representación en España de la Comisión Europea, Francisco Fonseca, repasa en Capital Radio los principales retos de la UE y la eurozona

TIEMPO DE LECTURA

1 min

17/06/2019 10:16

La Entrevista Capital: Francisco Fonseca, Rpte CE en España

Francisco Fonseca, director de la Representación en España de la Comisión Europea ha sido el protagonista de la Entrevista Capital, luego ha compartido tertulia con Eduardo Aguilar, técnico comercial y economista del Estado y con Antonio Sanabria, investigador y profesor de economía internacional en la Universidad Complutense de Madrid.

En el orden del día del Consejo Europeo de esta semana -20 y 21 de junio- "los dirigentes de la Unión Europea se reunirán en Bruselas para adoptar las decisiones pertinentes sobre los nombramientos para el próximo ciclo institucional". Del Consejo debe salir el sustituto de Mario Draghi al frente del BCE y un acuerdo sobre el nuevo presidente de la Comisión Europea.

Este es uno de los principales retos del momento, pero no el único. Para Francisco Fonseca, director de la Representación en España de la Comisión Europea, la cuestión de fondo es cómo convencer a los 19 países del euro y los 28 de la Unión Europea en materias como el presupuesto común y el marco financiero.

Celebra que tras los acuerdos de la semana pasada tengamos ahora tres instrumentos diferentes a los que acudir en momentos de crisis: la política monetaria del BCE, los fondos de estabilización del MEDE y una partida específica para dedicar a infraestructuras.

Sin embargo, de poco servirán si los países no hacen sus deberes y llegan a situaciones como la de Italia, que con toda probabilidad entrará en el procedimiento de déficit excesivo.

Diferente es la situación de España que, según Fonseca, ha hecho los deberes. Ahora tiene pendiente sus propios desafíos nacionales, como conseguir aprobar unos presupuestos generales del estado tras la formación de Gobierno y donde aún no salen del todo las cuentas. Incluso Bruselas ha dudado de las previsiones de ingresos, por impuestos como el de transacciones financieras.

Noticias relacionadas