Japón aprueba un presupuesto récord para 2018

Guardar

22/12/2017 06:44

El Ejecutivo nipón aprueba un presupuesto de 97,71 billones de yenes, unos 727.714 millones de euros. Destaca el incremento del 1,3% anual de la partida de Defensa, ante la amenaza de Corea del Norte.


Este incremento incluye instalar un nuevo sistema antimisiles Aegis de fabricación estadounidense, que se sumará a otros dispositivos interceptores instalados en territorio japonés y en sus navíos. De esta manera el gobierno nipón quiere las capacidades armamentísticas nacionales frente a la amenaza de Corea del Norte y al auge militar de China en el Pacífico.


También se adquirirán otras piezas de equipamiento específicamente destinadas a detectar e interceptar posibles misiles lanzados a gran altura y que puedan impactar en territorio japonés, después de que Corea del Norte haya probado múltiples proyectiles balísticos este año, entre ellos dos que sobrevolaron el norte del archipiélago de Japón.


No obstante, la mayor partida presupuestaria corresponde a las cuentas generales donde pesa sobre todo el gasto en seguridad social destinado a las pensiones y la cobertura médica para la envejecida población japonesa. El Gobierno espera cubrir los costes de esta partida, que cada año suma 3.274 millones de euros, con la mayor recaudación fiscal.


Se trata del sexto incremento y récord consecutivo para las cuentas japonesas, impulsado de nuevo por un aumento del gasto en Defensa de 5,19 billones de yenes (38.652 millones de euros) y de 32,97 billones (245.627 millones de euros) para el sistema nacional de pensiones.


Se espera que las arcas japonesas recauden unos 59,08 billones de yenes, unos 439.920 millones de euros, un 2,4% más que el ejercicio anterior.


Japón es uno de los países desarrollados con mayor endeudamiento público, aunque ha logrado reducir la deuda desde el 35,3% del ejercicio 2017 hasta el 34,5% del próximo ejercicio. Para cubrir el resto de la financiación necesaria, el Estado planea emitir bonos de deuda por valor de 33,69 billones de yenes, unos 250.880 millones de euros, lo que significa un 2% interanual menos.


 

 

Noticias relacionadas