Juan Ramón Rallo: "Alguno va a desear que haya desinflación"

Guardar

06/02/2017 08:43

La desindexación de la economía española que planea el ejecutivo pondrá fin a la escalada de precios de forma sistemática, limitando en cierta medida la inflación, pero también desvincula los salarios de esas subidas, por lo que "alguno va a desear que haya desinflación" para no perder excesivo poder adquisitivo.



El decreto que lanza el gobierno desarrolla la llamada Ley de Desindexación, que entró en vigor en abril de 2015 pero que no se desarrolló por haber estado el gobierno en funciones prácticamente hasta ahora. Como explica el doctor en economía Juan Ramón Rallo, con las nuevas modificaciones, los precios públicos quedarán desindexados, es decir, una subida de la inflación no obligará a una subida salarial obligatoria, salvo en ciertos sectores. Algunos precios bajarán movidos por la competencia o de forma obligatoria, aunque todavía está pendiente el desarrollo de la ley. Pese a todo, la inflación subyacente sigue subiendo. Una inflación que excluye los precios de la energía y ciertos alimentos, y estará menos sometida al control de la nueva ley.

Noticias relacionadas