La mano derecha de Montoro, Fernández de Moya, investigado

La mano derecha de Montoro, Fernández de Moya, investigado

José A. González

TIEMPO DE LECTURA

1 min

22/05/2018 09:55

El actual secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, y mano derecha del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tendrá que acudir como investigado el próximo 5 de junio a los juzgados de Jaén.

Así lo ha decidido el Juzgado de Instrucción Número 2 de Jaén tras una denuncia previa a la que se le ha sumado un informe de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil que según el juez evidencia indicios de comisión de diversos delitos que podrían ser atribuidos a distintas personas, entre ellas al ex alcalde de la ciudad, José Enrique Fernández de Moya.

Fernández de Moya tendrá que declarar por posibles delitos de prevaricación administrativa continuada, falsedad en documento mercantil, malversación de caudales públicos continuado y cohecho y tráfico de influencias durante su etapa como alcalde de Jaén.

Del informe aportado por la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil, y adelantado por la Cadena Ser en Jaén, se deducen, tal y como se apunta en el auto, "indicios suficientes para atribuir a las personas denunciadas, con la provisionalidad propia de esta fase de procesal, la posible comisión de los ilícitos penales", de ahí que "deban ser llamados para ser oídos en calidad de investigados".

Entre estas personas se encuentra el actual secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya. El auto recoge que en 2012 se designó "de facto" la empresa Matisreg, a la que se encomendó la prestación del servicio de mantenimiento de las fuentes ornamentales, con el añadido de que se aceptó la presentación de facturas que, según informe de la Guardia Civil, pudieran ser calificadas como "falsas" ya que se incorporaban "conceptos y servicios facturados no ejecutados realmente, lo que supuso el enorme incremento de precio para el erario público del Ayuntamiento, incrementando enormemente el precio de los servicios (en algunos casos no prestados) y los productos facturados (no empleados realmente) en el mantenimiento de las fuentes para generar un sobrecoste de considerable gravedad".

 

 
Publicidad

Noticias relacionadas