La minería lunar, ¿es el nuevo negocio de la década?

La fiebre por viajar al espacio tiene un objetivo al que la NASA ya puso cifra: 100.000 millones de dólares por habitante de la Tierra

Guardar

15/01/2021 07:00

En 2019, se cumplió medio siglo desde que Neil Alden Armstrong pronunciara las míticas palabras de “es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Con 2021 arranca una nueva década y el sueño de pisar la Luna está más cerca y con un objetivo diferente al de 1969. La minería lunar, ¿es el nuevo negocio de la década?

Por aquel entonces, la Guerra Fría ocupaba las agendas políticas. La lucha entre Estados Unidos y la URSS se trasladó al espacio exterior, la carrera espacial era el campo de batalla.

Sin embargo, la fiebre por viajar más allá de la atmósfera terrestre tiene un objetivo al que la NASA ya puso cifra: 100.000 millones de dólares por habitante de la Tierra. Esta es la cifra estimada respecto al total de los recursos minerales fuera del planeta.

Con más de 1.600 millones de toneladas de agua depositada en sus polos en forma de hielo y una enorme cantidad de tierras raras ocultas bajo su superficie, la Luna se ha convertido en un objetivo ideal para las grandes compañías mineras.

Una de las grandes interesadas es Shackleton Energy Company. Aseguran que «estamos preparados», ya se han tomado muestras de la Luna e, incluso, de Marte. Habría, eso sí, dos vías para realizarlo.

En primer lugar se pueden traer las rocas y procesarlas, un sistema muy caro. Luego está la opción B es extraer los minerales 'in situ'.

La SEC tienen entre sus planes extraer el hielo de los polos lunares, instalando allí estaciones mineras operadas por humanos y robots. Los banqueros de Goldman Sachs publicaron en la primavera de 2018 un informe que ponía cifra a esa aventura espacial.

“Es probable que las sondas de prospección puedan construirse por decenas de millones de dólares cada una y Caltech ha sugerido que una nave espacial para minar asteroides podría costar 2.600 millones de dólares (unos 2.320 millones de euros)”, se explica en el texto.

La clave está por encontrar a magnates sedientos de locura y explorar nuevas metas. Ahí aparece el nombre de Elon Musk, CEO de Tesla y de Space X. El empresario sudafricano pretende lanzar su primera misión de carga a Marte en 2022 y enviar seres humanos hacia el Planeta Rojo sólo dos años después de esa primera misión.

2019-06-13T212153Z_129809567_RC1825480440_RTRMADP_3_GAMING-E3-ELON

SpaceX está comenzando ahora un "desarrollo serio" del sistema BFR, añadió. La compañía tiene como objetivo lanzar al menos dos naves no tripuladas a Marte en 2022, principalmente para confirmar la existencia de los recursos necesarios y establecer la infraestructura para futuras misiones, por ejemplo, sistemas de energía, minería y soporte vital.

¿De quién es la Luna?

En 1967, dos años antes de que la misión Apolo XI llegara a la Luna, y cuando todavía la URSS tenía posibilidades de ganar la carrera espacial, las dos grandes superpotencias llegaron a un acuerdo para evitar que no se repitiera los errores del colonialismo a la hora de decidir el estatus legal de la Luna.

Con la firma del Tratado sobre el espacio ultraterrestre o Tratado sobre el espacio exterior, el 27 de enero de 1967, la Luna se convirtió en algo así como un "bien común global", legalmente accesible para todos los países, pero no reclamable por ninguno. Sin embargo, 103 países son partes del tratado, mientras que 24 han firmado el acuerdo, pero todavía no lo han ratificado.

Noticias relacionadas