París se prepara para el huracán de los chalecos amarillos

TIEMPO DE LECTURA

1 min

08/12/2018 01:28

París - Francia



Acte IV así lo han llamado, como si de una saga cinematográfica se tratara. Los gilets jaunes, chalecos amarillos en español, están llamados a comenzar la cuarta semana de movilizaciones por la subida de impuestos en el país.

Un llamada a la manifestación que comenzará en la mítica Plaza de la República y que tiene como destino final el Arco del Triunfo y París se prepara para una "batalla". A poco más de 15 días de Navidad y con la ciudad repleta de turistas, París se convierte en una ciudad muerta este fin de semana.

Cafe Paix"No es la mejor época para venir a París", explica a Capital Radio un empleado del Hotel Crillon en la Plaza de la Concordia parisina. Un pensamiento que se extiende a la mayoría de negocios que se 'blindan' antes los posibles disturbios que se esperan este sábado.

Los coches de los policías toman posiciones en las inmediaciones de los Campos Elíseos, una de las calles más comerciales de la capital del país vecino, mientras los carpinteros trabajan a contra reloj para blindar los escaparates de los negocios más famosos de "la avenida más bella del mundo" para los franceses.

Una avenida que, según un informe de la inmobiliaria Cushman y Wakefiel, es uno de los lugares más caros del mundo. En 2013, la avenida ocupaba el tercer lugar en términos de valor de la renta (13 000 euros por m²) después de Causeway Bay, un distrito de Hong Kong y la Quinta Avenida en Nueva York.

Pérdidas económicas

Este sábado, 8.000 policías esperan la llegada de cientos de gilets jaunes a la capital y 89.000 en total para contener el orden en las diferentes manifestaciones de chalecos amarillos por todo el país.
"No es la mejor época para venir a París"

Los esfuerzos se dirigen a blindar la capital donde la ciudad de la luz se apaga y las luces navideñas pierden protagonismo.

BNP Paribas BNP Paribas

Siete museos y sitios patrimoniales administrados por la Ciudad de París cierran este sábado: el Petit Palais, el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de París, pero también el Museo Cernuschi, la casa de Victor Hugo, el Museo Cognacq-Jay, la cripta arqueológica de la Ile de la Cité, ubicada bajo Notre-Dame, y las Catacumbas.

Junto a ellos echan el cierre: el Louvre, el Museo de Orsay, el Gran Palacio, el Palacio de la Guerra, el Jeu de Paume, el Museo de Homme y el Museo de Artes y Oficios.

Además, los grandes centros comerciales como Lafayette o los centros Primptemps se blindan ante la llegada de los manifestantes. Los minoristas parisinos han registrado un descenso de sus ingresos de entre un 20% y un 40% durante estas dos últimassemanas.

La industria hotelera, por su parte, reporta una caída de entre un 15% y 25% de las reservas y hasta un 50% de cancelaciones, mientras que los restaurantes, según su ubicación, han perdido cerca de un 50% de sus ganancias.

[gallery link="file" size="large" columns="1" td_select_gallery_slide="slide" type="slideshow" ids="113459,113460,113463,113465,113466,113467,113468"]

 

Noticias relacionadas