¿Salen las cuentas con la renta básica universal de Podemos?

La medida lleva varios meses en el aire, incluso la AIReF elaboró dos propuestas para llevarla a cabo. Pero por ahora genera más dudas que certezas

Guardar

21/02/2020 08:08

Pablo Iglesias ha garantizado la aprobación de una renta básica universal lo antes posible. Una de las dudas principales es si salen las cuentas, si ese plan de Podemos se puede cumplir.

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, presentó las prioridades de su departamento y una de ellas es garantizar esa renta mínima universal.

Ya existe un sistema actualmente, gestionado por las comunidades autónomas; Iglesias señala que cuenta con bajos niveles de cobertura y no está bien coordinado, con lo que se generan desequilibrio.

Algunos expertos apuntan a que en algún momento habrá que adoptar la renta básica universal, dado que la robotización hace que cada vez haga falta menos mano de obra y que muchos empleos desaparezcan.

Recimentemente el FMI alertaba de que el gasto social en España ayuda poco a las rentas bajas y a los jóvenes. El dato sigue estando por debajo de la media europea. Además España es uno de los países de Europa con mayor desigualdad, según el coeficiente de Gini.

¿Cuáles son las dudas que plantea esta medida?

En primer lugar, el importe. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ya propuso el año pasado la creación de una renta mínima única, de unos 430 euros al mes.

El ejecutivo hablaba este verano de un importe de entre 600 euros a 1.800 euros, dependiendo del caso. Y Unidas Podemos proponía una cantidad de hasta 1.200 para familias con varios hijos.

Otros expertos han propuesto en alguna ocasión la implantación de la rentaba básica, como Jordi Sevilla, economista y exministro de Administraciones Públicas. Él proponía una cantidad de 5.500 euros al año, que se incrementaría en caso de tener hijos.

También surge la duda de cuánto va a costar a las arcas españolas. Podemos hablaba en su programa de un coste de 12.000 millones, que un estudio del BBVA Research elevaba hasta los 18.870 millones de euros.

Euros - Photo by Christian Dubovan on Unsplash
Euros - Photo by Christian Dubovan on Unsplash

Por su parte las propuestas de la AIReF, que presentó el año pasado dos alternativas, tendrían un coste fiscal de 5.500 millones, a los que habría que restar 2.000 millones de euros al evitar las duplicidades, frente al coste de 7.200 millones cuantificados por UGT y CCOO.

¿Y qué supondría eso para el agujero de la Seguridad Social? ¿Cómo se puede hacer esto en un momento en el que Bruselas presiona a España para reducir todavía más el déficit?

Iglesias defiende que hay margen para modificar el sistema fiscal. El ejecutivo tiene entre sus planes aprobar nuevas tasas, como la digital, el impuesto al diesel o los de Sociedades y Grandes Patrimonios.

Casos de otros países

Finlandia puso en marcha en 2017 una renta básica de 560 euros al mes libres de impuestos que otorgaba 2.000 desempleados. Tras dos años, concluyó que la ayuda había desincentivado la búsqueda de empleo y decidió no seguir adelante con la renta básica universal.

También en Suiza se votó en 2016 la implantación de una renta básica de 2.250 euros. El 78% de los ciudadanos votó en contra.

Los promotores de la iniciativa defendían que, debido a la robotización, ya no hace falta tanta mano de obra. También que hay algunos trabajos no reconocidos (amas de casa, por ejemplo).

Dentro de Estados Unidos, llama la atención el caso de Alaska. En 1976 se creó el Alaska Permanent Fund, un fondo de fideicomiso, de propiedad pública, que opera con el dinero que procede de, al menos, el 25% del capital que genera la explotación de minerales y petróleo en el Estado.

Se creó al finalizarse la construcción del oleoducto de la Bahía de Prudhoe. Desde entonces, todos los ciudadanos de Alaska (que vivan allí al menos 6 meses recibe un dividendo de una parte del rendimiento medio del fondo durante los últimos cinco años.

En 2019 la cantidad a recibir por persona ha sido de 1.606 dólares. Se alcanzó un máximo en 2015, con la cifra de 2.072 dólares por habitante.

Noticias relacionadas