EEUU acusa a dos espías rusos de piratear a Yahoo

Guardar

AUTOR

TIEMPO DE LECTURA

1 min

16/03/2017 06:43

El gobierno estadounidense ha presentado cargos contra dos espías rusos y dos piratas informáticos por robar presuntamente 500 millones de cuentas de Yahoo. El ciberataque se produjo en 2014 y es considerado el mayor robo de datos de la historiaEs la primera vez que el gobierno de Estados Unidos presenta cargos contra responsables rusos por ciberdelitos.

Dos de los inculpados son espías del Servicio Federal de Seguridad (FSB), una de las agencias de inteligencia rusa, Dmitri Dokuchaiev e Igor Sushchin, quienes habrían contratado a los 'hackers' profesionales. "Trabajaron con los 'hackers' Alexsey Belan y Karim Baratov para atacar ordenadores de empresas estadounidenses que proveen servicios de correo electrónico e Internet, robaron información, incluyendo datos sobre usuarios individuales y el contenido privado de sus cuentas", detalló la investigadora Mary McCord.

Según McCord, los acusados usaron los datos robados de Yahoo para acceder a la información privada de periodistas rusos, empleados de servicios financieros y funcionarios del Gobierno ruso y estadounidense, incluyendo personal dedicado a la seguridad cibernética, personal diplomático y militar.

Los cargos anunciados en esta investigación no están relacionados con el ataque que sufrió el año pasado el Comité Nacional Demócrata (DNC) y tampoco tienen conexión con la investigación del FBI sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones para favorecer al presidente Donald Trump, y perjudicar a su contrincante, Hillary Clinton."Nuestra acusación no alega ninguna conexión entre esta intrusión y las que hay dentro del Comité Nacional Demócrata. Es una investigación aparte, y no tengo ningún comentario sobre del presidente", ha asegurado McCord.

De ser considerados culpables, los dos espías rusos del Servicio Federal de Seguridad (FSB) y uno de los piratas informáticos, Alexsey Belan, se enfrentarían a una pena máxima de 35 años de cárcel, mientras que el otro implicado encararía un castigo de hasta 25 años de prisión porque no está acusado de robo de secretos.

Noticias relacionadas