Airbnb: ¿Economía colaborativa o economía sumergida?

Airbnb: ¿Economía colaborativa o economía sumergida?

Marta Isern

24/07/2018 16:15

¿Es Airbnb la principal preocupación del sector turístico? Desde luego, el alquiler de vivienda turística es uno de los factores que explican que las pernoctaciones hoteleras hayan caído más de un 1% en el mes de junio. Muchos turistas (extranjeros y españoles) prefieren optar por una habitación de Airbnb que por un hotel.

¿Compiten los hoteles y Airbnb en igualdad de condiciones? ¿Es Airbnb el culpable de la turismofobia? Son algunas de las cuestiones que tratamos en el siguiente podcast sobre el sector turístico español con Fernando Fraile, director general del ICTE; Rosa Guirado, experta independiente en economía colaborativa y Álvaro Carrillo, director general del ITH y portavoz de CEHAT.



El turismo se resiente. O así lo advierten las cifras oficiales. Tras haber batido en 2017 todos los récords con casi 82 millones de turistas extranjeros, parece que las cifras de turismo de este año nos serán tan espectaculares. 

Por primera vez en diez años, el PIB turístico en 2018 crecerá menos que el conjunto de la economía española: un 2'6% frente al 2'7% del PIB general. La caída de la demanda extranjera es uno de los motivos. Turquía y Egipto han recuperado el terreno perdido en el mediterráneo y le han quitado turistas a España, en especial de Reino Unido y Alemania, los dos países que más turistas nos traen. El otro motivo: la caída de la demanda española. Tanto por el descenso del consumo como por un clima menos apetecible para las escapadas.

Las pernoctaciones hoteleras han caído más de un 1% en el mes de julio. Uno de los culpables: el alquiler de viviendas para uso turístico, un mercado en auge.

Y aquí viene el debate: ¿Las plataformas de economía colaborativa como Airbnb le quitan cuota de mercado a los hoteles de forma justa? "Lo de Airbnb no es economía colaborativa, es economía sumergida y competencia desleal para los hoteles, porque no cumplen las mismas leyes", asegura Fernando Fraile, director general del ICTE.

Rosa Guirado, experta en economía colaborativa, sale en defensa: "Hay que darle al ciudadano la libertad de poder elegir entre un Aribnb o un hotel, no es más que un juego de oferta y demanda".

Pero claro, quien opta por una plataforma como Airbnb es, sobre todo, porque alquilar un piso  o una habitación sale más barato que pasar la noche en un hotel. "Si al precio de un piso de Airbnb le añades los impuestos que debería pagar el arrendador, el precio ya sería más parecido al del hotel", apunta Álvaro Carrillo, director general del ITH y portavoz de CEHAT.

En los últimos cinco años, la oferta de estas viviendas se ha disparado más de un 1.600% en las 22 principales ciudades turísticas. En esas 22 ciudades, la oferta de alquiler turístico supera a la hotelera: más de 360.000 plazas de pisos turísticos frente a más de 330.000 hoteleras, según Exceltur. Aunque entre los españoles el uso de vivienda turística se ha disparado más de un 30% en los dos últimos años, quienes más optan por este alojamiento son los extranjeros: suponen un 60% de la demanda.

Pero aunque la afluencia de turistas cae, los que vienen gastan más. Entre enero y mayo de 2018, los extranjeros han gastado un 4% más respecto a 2017. De media, se han dejado 1.000 euros en el mes de mayo.
Publicidad

Noticias relacionadas