El beneficio de Bankinter cae un 42% pero supera previsiones

Todos los márgenes de la entidad experimentan crecimientos respecto a las cifras del año pasado y la tasa mora baja al 2,5%

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

4 min

21/01/2021 09:18

Bankinter cierra 2020 con unos resultados que muestran crecimiento en todos los márgenes y en las principales líneas de negocio. La entidad gana 317 millones de euros, un 42,4% menos que en 2019, en un ejercicio de especial incertidumbre. Ese beneficio aunque cae supera las previsiones de los analistas.

El banco ha realizado durante este año provisiones por importe de 242,5 millones para anticipar el empeoramiento macroeconómico, con lo que el resultado antes de impuestos de la actividad bancaria se reduce a 230,5 millones de euros, un 62% menos que en 2019.

El resultado de la actividad bancaria recurrente es de 473 millones de euros, un 13,2% inferior al de 2019. No obstante, Esta caída es debida tanto a las citadas provisiones como a la ausencia este año de los extraordinarios que la entidad se anotó en 2019 por la compra de EVO. Por su parte, el resultado antes de impuestos de Línea Directa, que se muestra separado de la actividad bancaria, alcanzó los 179,6 millones de euros, un 25,7% más que hace un año.

Dentro de las principales ratios, la rentabilidad sobre recursos propios, ROE, se mantiene en el 7%. Sin tener en cuenta el impacto de las provisiones extraordinarias, el ROE de la entidad sería del 10,8%. Asimismo, Bankinter refuerza la solvencia, con una ratio de capital CET1 fully loaded que se sitúa en el 12,3%, frente al mínimo del 7,7% exigido por el BCE en función del tipo de negocio que realiza la entidad y sus niveles de morosidad.

La ratio de mora mantiene su tendencia descendente desde hace años hasta alcanzar el 2,37% frente al 2,51% de hace un año, casi la mitad que la media sectorial. A su vez, la cobertura de la morosidad crece notablemente, pasando del 48,4% al cierre de 2019 al 60,5% de este año.

En cuanto a la liquidez, la entidad cierra un año que, por primera vez, muestra un gap comercial negativo, con una ratio de depósitos sobre créditos del 103,2%. A su vez, los vencimientos previstos para 2021 son de 200 millones de euros, a los que se suman 1.000 millones para 2022, frente a los cuales la entidad cuenta con unos activos líquidos de 20.700 millones de euros y una capacidad de emisión de cédulas de 3.500 millones.

Los márgenes crecen

La entidad destaca que, pese al complicado entorno económico y de tipos, todos los márgenes de la cuenta experimentan crecimientos frente al año pasado, denotando el notable impulso comercial y la buena gestión del negocio. El margen de intereses alcanza los 1.247 millones de euros, un 6,8% más que en 2019, debido sobre todo a los mayores volúmenes de la inversión.

El margen bruto suma 1.709 millones de euros, lo que significa un 3,6% más que hace un año. Más de dos tercios de esa cifra procede del margen de intereses.

Por su parte, la aportación de las comisiones a ese margen bruto es de un 29%, o lo que es lo mismo: 496,8 millones de euros, de los que 157 millones proceden del negocio de gestión de activos y 98 millones del negocio de valores (un 22% más que en 2019) en un año especialmente brillante para esta actividad de intermediación.

Este margen se ha visto impactado negativamente por unas cargas regulatorias (aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos, Fondo Único de Resolución y otros) que siguen creciendo y que este año ascienden a 115 millones de euros, frente a los 95 millones de 2019.

El margen de explotación antes de provisiones concluye el ejercicio en 880,2 millones de euros, un 4,5% más que hace un año, con unos costes operativos que se incrementan en un 2,7% debido sobre todo a las nuevas inversiones en los negocios adquiridos.

En cuanto a la ratio de eficiencia de la actividad bancaria con amortizaciones, se sitúa en el 48,5%, mejorando ligeramente frente al 48,9% de hace un año. Datos del Balance. En cuanto al balance de Bankinter, los activos totales del Grupo ascienden a 96.252,1 millones de euros, un 15% más que en 2019.

La inversión crediticia a clientes cierra en 64.384,3 millones de euros, un 6,6% más. El crecimiento de la inversión en España, sin tener en cuenta EVO Banco, fue del 6,1% frente a un 2,4% de media del sector, con datos a noviembre del Banco de España.

Por su parte, los recursos minoristas de clientes alcanzan los 65.009,9 millones de euros, un 12,5% más. El crecimiento en España sin EVO de esos recursos fue del 13,3%, frente a un 8,4% de media del sector con datos a noviembre. 3 Fuerte impulso comercial pese al entorno.

Poniendo el foco en el negocio de Empresas, la cartera de inversión crediticia alcanza al cierre de año 28.400 millones de euros, un 11% más que hace un año.

Con cifras solo de la cartera en España, el crecimiento es de un 11,5% frente a un 8,1% de media sectorial con datos a noviembre del Banco de España. En ese crecimiento han tenido un fuerte protagonismo los préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), con 8.600 millones de euros formalizados, de los que 6.000 millones han sido ya dispuestos.

Bankinter
Bankinter

Noticias relacionadas