Starbucks, la reina del hielo

Starbucks, la reina del hielo

Marta Isern

03/05/2016 16:18

Starbucks pone demasiado hielo en sus bebidas frías. Así lo ha denunciado una mujer de Chicago que considera que la compañía engaña a sus clientes. El motivo principal es que Starbucks anuncia un tamaño de vasos determinado, pero gran parte del contenido es hielo, no bebida, lo cual puede interpretarse como publicidad engañosa, ya que sirve menos líquido del que ofrece.


¿Puede prosperar una demanda de este tipo en EEUU? Esto dice el abogado Arcadio García Montoro:



 

La realidad es que se dan muchas prácticas incorrectas que incumplen el contrato entre el consumidor y el fabricante. Y en ese entorno de fraude, nacen tanto los asuntos de trato injusto del proveedor, como es este caso de Starbucks que ofrece menos producto del que anuncia, como aquellos asuntos que pueden lesionar al consumidor.

Ya en el año 94 una cliente denunció a McDonald's por servir café demasiado caliente. Ella viajaba de copiloto en el coche de su nieto con el café entre sus piernas y con un giro brusco de volante el líquido se le derramó sobre su vestido y le produjo quemaduras de tercer grado en los muslos. Tras varias negociaciones, el caso pasó a juicio y al final McDonald's tuvo que pagar 600.000 dólares por daños punitivos y compensatorios.

Son muchas las cadenas que advierten en sus vasos de que el café que contienen puede estar demasiado caliente. Esto no tiene su origen en el caso McDonald's, sino mucho antes. Ya desde los años 60 el café que se servía en las aerolíneas era tan caliente que los clientes se quemaban y se quejaban por ello. Sin embargo, si miramos al otro extremo, las bebidas demasiado frías también afectan al consumidor, ya que pueden llegar a producir fuertes dolores de cabeza, y aun así no hay advertencias al respecto. ¿Podría por ejemplo una cadena como Starbucks recibir una denuncia porque la cantidad de hielo que sirve enfría demasiado la bebida?



 

Estamos, por tanto, ante un fenómeno que no es desconocido. Si vemos casos como el de Volkswagen y sus emisiones, no nos debe extrañar que una compañía como Starbucks aproveche la ocasión para servir menos bebida de la que ofrece.

 

IMAGEN: Flickr/Alexey Andreyev
Publicidad

Noticias relacionadas