"Tesla acabará en manos de otro gigante del sector"

"Tesla acabará en manos de otro gigante del sector"

Redacción Capital Radio

TIEMPO DE LECTURA

1 min

03/04/2018 16:37

TESLA trata de sobrevivir en el sector de la automoción. La compañía de Elon Musk se enfrenta a la industria tradicional con un modelo de negocio que se contrapone al lento y seguro modelo tradicional.

Chimo Ortega, director del programa "Sobre Ruedas" y experto en automoción de Capital Radio, analiza el caso de TESLA.



En sus últimas declaraciones, el CEO de Tesla ha dicho que "la industria de la automoción es un infierno" y que intentará cumplir con los objetivos de producción fijados: 5.000 unidades semanales para finales de año, esta es la demanda mínima que la compañía necesita para que el Model 3 sea rentable con un precio de 30.000 dólares. De momento, el número unidades semanales producidas es de 2.020 coches. Poner en marcha la cadena de producción está resultando más complicado de lo esperado y la presión por cumplir objetivos está llevando a fallos en masa.

La compañía se enfrenta a varios contratiempos; el modelo de negocio de Tesla requiere la masificación de las ventas para producir beneficios. Este modelo de negocio sigue una estructura de pirámide invertida; el primer Tesla en salir al mercado fue en Model S, muy caro y con una producción testimonial, después el Model X (algo más barato y con una producción algo mayor), para finalizar con un producto más asequible producido en masa que supondrá la fuente de ingresos real de la compañía (Model 3). En caso de que la Tesla acabe siendo comprada, su precio dependerá de lo lejos que se llegue en este modelo de negocio.

Además, 123.000 unidades de Model S han sido llamadas para revisar el sistema de dirección, estas revisiones son habituales en el sector pero es algo nuevo a lo que Tesla aun no se había enfrentado. Otro factor negativo es el segundo accidente mortal con el sistema autopilot, que daña gravemente la imagen de la compañía.

A todo esto se añade la dificultad intrínseca que el negocio de la automoción lleva consigo, y que Google ha firmado un acuerdo con Jaguar, dejando a Tesla de lado. También hay que tener en cuenta que el coche eléctrico aun no es rentable, necesita con urgencia rebajar el coste de producción de las baterías y para esto sería necesario un avance tecnológico que permita fabricar nuevas baterías con nuevos componentes. Tesla está tratando de solventar esto de forma interna fabricando sus propias baterías pero sigue tratándose de baterías tradicionales.

Con todo esto presente, el experto aventura que Musk venderá la compañía y Tesla acabará en manos de algún otro gigante del sector. Y es que la tecnología de Tesla no es exclusiva, muchas compañías la tienen, la única diferencia es el sistema de autopilot que aun está en fase de pruebas y no puede utilizarse de noche. Tesla "ha vendido más marketing que producto", en palabras de Chimo Ortega, para poder poner en marcha su modelo de negocio, modelo que ahora genera dudas.
Publicidad

Noticias relacionadas