Darwinex: Así funciona el ego de los traders

Un trader y una profesional de la psicología analizan los beneficios y las desventajas del ego a la hora de operar en el mundo financiero

Guardar

ETIQUETAS

darwinex

TIEMPO DE LECTURA

2 min

19/12/2019 18:05

¿El ego puede determinar el éxito o el fracaso de un trader en bolsa? ¿Es bueno o malo hacer uso del ego en el mercado? Si bien esta cualidad puede hacer a muchos perder dinero, hay quienes entienden que es necesaria para tomar decisiones. Así lo cree Jesús Domínguez, trader y experto en algoritmos de Darwinex.

Darwinex: Así funciona el ego de los traders

¿Cómo funciona el ego en bolsa?

Pero no solo los traders opinan así, sino también los profesionales de la psicología. Ana Fernández de la Morena, CEO de AFS Finance EAF y especialista en Finanzas Conductuales, asegura que el ego brinda a las personas “seguridad y testosterona y ambas maximizan las probabilidades de éxito”. “La testosterona te capacita para asumir más riesgo”, explica la experta y por eso entiende que es necesaria en el mundo financiero.

Es decir, cuando las personas tienen altos índices de testosterona tienen “menos percepción del riesgo”, pero hay que tener cuidado con esta cualidad. En el año 2014, la actual presidenta del BCE, Christine Lagarde, adjudicó la crisis financiera de 2008 “a un exceso de testosterona”.

“A medida que ganas, te incrementa la testosterona, incrementas el riesgo y finalmente la última apuesta es la que te hace perder dinero”, comenta Fernández de la Morena.

Sin embargo, el ego tiene sus aspectos positivos. “El ego es fundamental en el mercado para hacer click en el ratón”, asegura el trader de Darwinex. Aunque advierte que hay que tener un equilibrio porque muchas veces la ignorancia puede jugarles una mala pasada. “El ego puede eclipsar tu capacidad analítica”, explica. Por eso en Darwinex “desnudan por completo una estrategia de trading” para saber si es efectiva.

¿Solo los hombres tienen testosterona?

Según la especialista en Finanzas Conductuales, a partir de los 60, cuando baja la progesterona, “las mujeres comienzan a asumir más riesgo”. Sin embargo, las mujeres suelen ser más cautelosas a la hora de invertir.

Los hombres y las mujeres actúan de forma distinta en el mercado. “A la mujer no le importa vender en pérdidas y comprar otra acción mejor, mientras que los hombres se quedan enamorados del valor a pesar de que esté perdiendo”, cuenta la especialista.

Por eso, Domínguez y Fernández de la Morena entienden que es necesario el equilibrio entre ambos géneros en el mundo financiero, a pesar de que sea un ambiente dominado por los hombres.

Noticias relacionadas