Formarse en ciberseguridad, una profesión sin paro laboral

En una nueva entrega de Cibercotizante, José Joaquín Flechoso invita a Santiago Moral, VP de Innovación y Ciberseguridad de OpenSpring para hablar de ciberseguridad

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

2 min

18/11/2020 16:04

En el mercado laboral del futuro una de las profesiones que gana cada vez más fuerza es la del especialista en ciberseguridad. A medida que las empresas digitalizan sus negocios, se exponen cada vez más a ataques cibernéticos. Sin embargo, hoy en día la demanda supera a la oferta en un sector en el que no hay paro laboral y que es una gran oportunidad laboral para aquellos que busquen formarse en el campo de la tecnología.

En una nueva entrega de Cibercotizante, José Joaquín Flechoso invita a Santiago Moral, VP de Innovación y Ciberseguridad de OpenSpring para hablar de ciberseguridad

Cibercotizante_ciberseguridad_1711

"Entre 300.000 y 350.000 empleos van a hacer falta en Europa en los próximos años en el sector de la ciberseguridad", señala Santiago Moral, VP de Innovación y Ciberseguridad de OpenSpring. Además, según un estudio en LinkedIn, en los útlimos cinco años la demanda por puestos de trabajo en ciberseguridad ha crecido en un 60%.

Una profesión que ya cuenta con distintas posibilidades de formación en España. Por ejemplo, las escuelas de negocio ya cuentan con sus espacios para especializarse en este campo. Además, hay un conjunto de universidades españolas que cuentan con un máster de especialización en ciberseguridad. Asímismo en España hay un primer grado en Ciberseguridad en la Universidad Rey Juan Carlos para realizar una carrera completa.

El principal problema de los ciberdelitos es que los delincuentes tienen una gran cantidad de sitios por los que pueden atacar a una empresa. "Compartir el conocimiento colectivo es uno de los aspectos fundamentales para ir a la par de los grupos de delincuencia organizado", explica Moral.

El teletrabajo podría "salvar" a las empresas de un ataque

Con la implantación del teletrabajo en la pandemia, las empresas se han visto más expuestas a la hora de sufrir un ataque. Sin embargo, esta modalidad laboral tiene "dos caras de la misma moneda".

Por un lado, hay más ataques pero al estar los ordenadores distribuidos en los distintos hogares, se evita un impacto mayor. Esto se debe a que la mayoría de ataques se producen en la parte central de las redes de trabajo que suelen estar ubicadas en las oficinas.

"Si conseguimos poner todos nuestros dispositivos dentro de las empresas como si estuvieran en teletrabajo, alcanzarían un nivel de seguridad superior", comenta el experto.

Noticias relacionadas