En Madrid solo quedan 300.000 metros cuadrados de suelo edificable dentro de la M-30

Guardar

04/03/2016 12:53

La falta de suelo empieza a ser un problema para el sector inmobiliario que ve como su materia prima se acaba. Del presente y del futuro del mercado del suelo se centró el debate de Inversión Inmobiliaria donde los expertos apuntaron que la única solución para el problema del suelo es transformar completamente los procesos de tramitación urbanística y la legislación que los regula.

Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de la inmobiliaria Vía Célere y presidente de Asprima y APCE  afirmó que "en Madrid hay suelo pero por las distintas circunstancias que se están dando ahora en nuestra ciudad los procesos están paralizados y si nos falta la materia prima y además esa materia prima representa el 50% de la inversión, el resultado es que se transforma en algo especulativo. Hay que estudiar la fórmula para que ese suelo salga cuanto antes al mercado".

De la misma opinión es Ernesto Tarazona, socio director del área residencial y de suelo de la consultora Knight Frank, "sí hay suelo lo que pasa es que hay que ver como está el estado de tramitación de esos suelos. El problema es que hay suelos en fase de tramitación y de gestión urbanística que se encuentran parados por el contexto político y la Administración no está ahora mismo por la labor de pujar por este tipo de inversiones. Según nuestros estudios en Madrid hay una oferta disponible de 300.000 metros cuadrados de suelo edificable dentro de la M-30. Es poco para una ciudad como Madrid"

Los procesos urbanísticos en España son muy complejos. Iván Rodríguez, consejero delegado de la promotora Ikasa, asegura que un proceso de suelo dura entre cinco y diez años e incluso puede llegar hasta 15 años. "Durante los años de crisis se ha cometido un error y es que no se han llevado a cabo procesos de transformación de suelo que en realidad solo son tramites jurídicos y hubiera agilizado los procesos de tramitación de planeamiento de suelo para que cuando llegase la siguiente fase de expansión hubiera suelo, pero no se ha producido. La política siempre va muy por detrás de las necesidades de la demanda de los promotores".

También José Luis Ruiz Bartolomé, experto del sector y socio de Certus Capital echa de menos una mayor implicación del Gobierno en el sector.  "El cortoplacismo de los políticos se ve en estos procesos ya que ellos sólo piensan en sus cuatro años de legislatura pero no miran más allá por su ciudad. Que ahora se pare Chamartín no afecta, pero sí afecta al desarrollo de la ciudad a medio plazo porque si nos quedamos sin materia prima hay que incentivar procesos regenerativos de la ciudad como ha sido el caso de Arganzuela que pasó de ser una zona industrial a ser residencial y eso mismo podría pasar con Chamartín, M-30, etc."

 

 

Noticias relacionadas