Donald Trump será un presidente empresario, no político

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

1 min

12/01/2017 08:12

Un discurso marcado por la agresividad con los periodistas y la negación a ningún tipo de ayuda rusa durante la campaña. Así concurrió Donald Trump a la primera rueda de prensa como presidente electo, a ocho días de su toma de posesión oficial como presidente de los Estados unidos.

Entrevista Capital


Para Jesús Izquierdo, Chief Executive Leader de The Worldgate Group, el discurso estaba dentro de lo esperado, y el guiño a Rusia y la defensa de su inocencia “no se debe a un interés personal, sino a la defensa de quien va a ser su Secretario de Estado, Rex Tillerson, que fue ceo de la petrolera Exxon Mobil y está próximo a Vladimir Putin”.

Donald Trump defiende de esta manera a su círculo más cercano entre acusaciones de manipulación de la campaña electoral, pero mantiene el discurso. Seguirá adelante con el muro que busca construir en México, y con la derogación del programa sanitario creado por la administración Obama (conocido como Obama Care). 20 millones de norteamericanos se quedarán sin la cobertura adquirida gracias a este programa en los últimos años.

Sin embargo, en opinión de Jesús Izquierdo (en declaraciones a Capital Radio), Donald Trump mantiene de momento a flote una de sus promesas, pese a no haber entrado oficialmente en la casa blanca. Sus reuniones con los directivos de las grandes empresas dan como resultado que éstas “mantendrán los empleos en Estados Unidos, y no lanzarán los nuevos planes de expansión fuera de las fronteras norteamericanas”. Un ejemplo es el cambio de actitud de Ford, que no llevará a cabo su expansión en México, sino en Estados Unidos.

Por el momento, eso sí, Donald Trump mantiene en vilo al mundo financiero al no mostrar las pautas de su discurso económico, más allá de las claves empresariales. Poco o nada se sabe del rumbo que, en el apartado macroeconómico, quiere tomar el nuevo presidente estadounidense.

Noticias relacionadas