10 razones para no cortarte las uñas para correr

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

1 min

16/10/2016 20:59

Por Diego Rino

Tengo un amigo que pierde muchísimo tiempo de su vida en cosas bastante inútiles, y sin embargo no lo invierte en otras muy importantes. Por ejemplo, se le ha metido en la cabeza que no es necesario mantener las uñas perfectamente cortadas para poder correr con comodidad. Yo intento darle consejos sobre cómo cortarse las uñas para correr. Sin embargo, él mantiene que no solo no es necesario, sino que nuestro deber como corredores es el de mantener unas uñas largas y descuidadas, que ya nos preocuparemos de otros detalles más importantes, como ponerse la L y la R de los calcetines en el orden correcto (para los que no lo tengáis claro: L es en el izquierdo / Left).

LEE TAMBIÉN: Guía definitiva para escupir en carrera

En su afán por convencerme, me ha dado no una ni dos, sino ¡diez! razones para no cortarnos las uñas antes de correr. A ver quién tiene valor a llevarle ahora la contraria:

1-Tiempo mal invertido. Generalmente, se suele cortar uno las uñas por la noche o a primera hora de la mañana, aprovechando la ducha. Si no te cortas las uñas, podrás dormir 3-4 minutos más ese día. ¡No los desaproveches!

2-Las uñas largas dan gustito. Nada como un masaje con una uña afilada en la sensible piel de la planta del pie. Si lo ejecutas de forma adecuada, hasta puede tener el mismo efecto que un tratamiento de reflexología.

3-Los cortauñas los carga el diablo. A quién no le ha pasado que, en el intento de cortarse las uñas, se ha pasado y se ha dado un pellizco en la piel que envuelve la uña, con el consiguiente riesgo de contraer infecciones.

4-El agujero del calcetín como indicador de que hay que cambiarlo. Los calcetines de running se desgastan con facilidad y hay que cambiarlos. Los corredores tendemos a ser guarretes y no cambiarlos cuando debemos. Tener un agujero en el dedo gordo es una razón de peso para proceder a tirarlos cuando ya tengan una antigüedad. Deja que tu uña sea la que marque cuándo hay que tirar los calcetines.

5-Te puedes medir si la zapatilla es de la talla adecuada. Cuanto mayor sea la uña, más grandes compraremos las zapas, y así evitaremos que una talla pequeña nos apriete los dedos cuando éstos se hinchen al correr.

LEE TAMBIÉN: ¿Se puede correr con resaca?

6-Mayor zancada. En algunos casos, la uña te aporta impulso y estabilidad. Es un hecho científico, a más superficie de uña, más potencia.

7-Trofeos de guerra. Un pie sin uñas negras no es de runner ni es de ná. Y un pie con uñas cortas, difícilmente tendrá uñas negras. ¿De verdad no quieres presumir de cuánto corres al quitarte los zapatos en público?

8-Honra a tus antepasados. Las uñas son un vestigio de cuando nuestros antepasados eran depredadores y necesitaban de sus garras para someter a sus presas, y así poder comer y convertirse en la gran especie de atletas que somos ahora. Sin esas uñas, nunca habríamos llegado a ser lo que somos como especie, así que piénsalo bien antes de someterlas a cualquier corte.

9-Una excelente herramienta. ¿A que alguna vez se te han caído los calcetines y los has levantado con el pie, ayudándote de una uña un poco más larga? Seguramente, sin esa uña larga, te habría tocado agacharte. Di no a los dolores de espalda.

10-Florence Griffith.

Pues no sé qué pensaréis, pero a mí mi amigo me ha convencido, y a partir de ahora trataré de tener más cuidado con mis uñas. Que sólo tenemos veinte...

 

*Imagen: Viñeta de Santacenero. Visita otras de sus obras y su blog aquí:

www.santacenero.blogspot.com.es

LEE otros contenidos de interés para los 'runners' en www.correaturitmo.com

 

Noticias relacionadas