Running4Free: la historia tras el engaño del Maratón de Nueva York

Running4Free: la historia tras el engaño del Maratón de Nueva York

Luis Blanco

04/10/2016 20:36

Por Luis Blanco, director de la plataforma para 'runners' A tu Ritmo

Esta es la historia de un engaño. La de un hombre que ha jugado con fuego y ha acabado abrasado. Se llama Rafael Fernández de Miguel. Se presenta como arquitecto, fundador de la plataforma Running4Free y dice ser 'trader' intradía. Ha tenido empleados que le acusan de deberles dinero después de haber trabajado para él, aseguran, sin contrato. Y, al parecer, también debe dinero a algún proveedor. Ahora, además, está detrás de "una estafa con decenas de víctimas" que tiene que ver con un viaje frustrado al maratón más importante del mundo: el de Nueva York, que se celebra cada año a comienzos de noviembre.

Es la historia de una persona que ha tratado de hacer negocio en medio del apetitoso mercado del ‘running’, que ha registrado un 'boom' sin precedentes en los últimos años. Son muchos los que intentan hacer dinero, de manera más o menos ética... o incluso, como en este caso, al borde de la ley.

Y es que este mes Rafa, por segundo año consecutivo, ha dejado tirados a decenas de corredores a los que cobró dinero por llevarles al Maratón de Nueva York. Lo grave en esta última ocasión es que no les ha devuelto el dinero y les ha dicho que tardará mucho en hacerlo.

(ACTUALIZACÍON 06/10/2016. Rafa Fernández dice que devolverá el dinero si no le denuncian. LEE la noticia)

Unos 80 afectados que entregaron 1.000 euros cada uno por el dorsal y el viaje a Nueva York, cuando en realidad los tourperadores oficiales (los únicos autorizados para comercializar paquetes de viaje a la emblemática carrera) cobran entre 2.000 y 2.500 euros.

Un visionario del 'running'

Pero la historia comienza mucho antes. En el año 2010, cuando Rafa, corredor desde hace décadas, decidió poner en marcha una ambiciosa idea. Quería ayudar a gente necesitada a través de proyectos sociales, pero también pretendía que los corredores populares pudieran participar en las mejores carreras del planeta pagando mucho menos dinero del establecido en los precios habituales.

Quería instaurar una plataforma web en la que "aglutinara a todo el colectivo runner nacional (inicialmente)" y conseguir el abaratamiento y/o gratuidad de su ‘hobbie’ en material, servicios y viajes". Y de esta manera, serían “capaces de derivar fondos para la Ayuda al Desarrollo sin que le cueste más al corredor".  Fue cuando nació Running4Free.

Un proyecto muy difuso, sobre todo al comienzo, difícil de comprender. Así me pareció a mí, cuando el propio Rafa vino a verme a la radio para hablarme de ello y a pedirme colaboración. Me habló de una cuota fija que todos los que quisieran unirse a Running4Free debían pagar y de esa manera podrían acceder a concursos de suculentos viajes (al Maratón de Nueva York, por ejemplo), a un amplio calendario de carreras que estaba elaborando, a servicios, material a precios bajos...

Pero el "modelo de negocio" no estaba nada claro. Rafa me contó también entonces que el dinero para esos regalos que se sorteaban lo había puesto él de su propio bolsillo. Durante años Rafa contactó con personas del sector del ‘running’ para exponerles su proyecto y para conseguir seguidores. Y su vida se centró en sacar adelante una idea con tintes de utopía. Aunque, ciertamente, algunos de sus movimientos tenían sentido desde el punto de vista empresarial. Habían pasado cinco años y la aventura continuaba.

LEE TAMBIÉN: ¡Cuidado al contratar tu viaje al Maratón de Nueva York!

¿Castillos en el aire?

En aquella época, H. trabajó durante unos meses en Running4Free. Asegura que nunca tuvo contrato y que siempre se le pagó en 'negro'. Rafa le prometió que si en unos meses las cosas iban bien le contrataría y le daría incluso un porcentaje de los beneficios de la empresa. El trabajo principal de H. era crear una gran base de datos de carreras nacionales. Según él, una de las fuentes de ingresos que quería explotar Rafa era la publicidad, de las propias carreras y de hoteles o restaurantes de las ciudades donde se celebrasen.

También puso en marcha una tienda online para vender material que realmente, apunta H., no tenía en 'stock'. Buscaban precios en conocidas plataformas de material para 'runners' en Internet, el PVP del producto en cuestión y establecían su propio precio, normalmente algo mayor al de la web donde luego iban realmente a comprarlo. A veces, reconoce H. "se inflaban los PVPs" para que la diferencia fuera más notable.

Otra forma de buscar ingresos consistiría, según H., en "impulsar una base de datos de corredores para luego vendérsela a las marcas". Algo de lo que le acusan algunos touroperadores oficiales de viajes a maratones, pero que Rafa negó el año pasado en una entrevista en A tu Ritmo.

Y todo ello en medio de una curiosa estructura piramidal. Running4Free pasó a ofrecer descuentos a sus usuarios basados en el número de personas que éstos hubieran conseguido convencer para que a su vez se registraran en la plataforma. Al final, una parte de la compra de material iba destinada también a un proyecto de ayuda al desarrollo. Un diseño al más puro estilo del cuestionado marketing piramidal que H. no acababa de ver claro.

Una de las oferta de material de la web de Running4Free Una de las oferta de material de la web de Running4Free

A la caza del 'influencer'

Insistía mucho en la necesidad de unir a su proyecto a gente con influencia en las redes sociales para darle más publicidad y conseguir más usuarios. Planteó a través de H. a una 'celebrity' corredora una opción de colaboración como "embajadora" a cambio de "cash", no a través de descuentos en la plataforma. Una colaboración que no surgió finalmente.

Durante mucho tiempo, de hecho, Rafa me llamó a mí en varias ocasiones, y me escribió para que nos viéramos y para hablarme de las novedades de su proyecto. Curiosamente, me insistía en que a la reunión viniese también el fundador de un conocido grupo de corredores populares con un importante tirón en las redes sociales con el que tengo relación desde hace años. Un encuentro que nunca se produjo.

Y el dinero, cuenta H., seguía sin entrar a lo grande en el proyecto.

Así que Rafa llegó incluso a ofrecer servicios de trading en bolsa. Se presentó como "trader intradia" para operar gestionando cantidades económicas de una persona cercana. "Hablaba mucho de la bolsa australiana", confirma H.

Pero todas estas fórmulas para conseguir ingresos no acababan de funcionar. A pesar de que Rafa se dedicaba "en cuerpo y alma", como él decía, a Running4Free. A pesar de que metía horas y dedicaba esfuerzo en la oficina alquilada en el Paseo de la Habana de Madrid, las cantidades importantes no llegaban.

DESCUBRE la plataforma digital y de podcasts para 'runners' de A tu Ritmo

El negocio definitivo

A. también trabajó en Running4Free. Aunque apenas duró un par de semanas. Se encargó de redes sociales, página web... "un poco de todo", explica. Pero desde el principio vio que Rafa "no tenía nada claro". Además, le dijo que le pagaría en 'negro', sin contrato, por trabajar cuatro o cinco horas al día. Pero nunca le pagó, denuncia. Rafa le dijo que su relación laboral no había funcionado y que no siguiera.

Por entonces, mediados de 2015, Rafa le contó a H. que tenían que trabajar más, porque había "muchos gastos pero muy pocos ingresos". De hecho, recuerda H. decidieron dejar la oficina y trabajar desde sus casas. Fue la época en la que H. decidió no seguir. El penúltimo mes que trabajó se lo pagaron con retraso y el último aún se lo deben, nos cuenta. Aunque al poco lo dio por perdido. Ha pasado más de un año.

Pero en aquel momento Rafa ya estaba metido en un buen lío con el que él consideraba que podía ser el negocio definitivo: llevar a corredores al Maratón de Nueva York 2015 a precios mucho más bajos de los que ofrecían los touroperadores oficiales.

Como ya contamos en su día en A tu Ritmo, Rafa no tenía licencia para comercializar paquetes para esa carrera (la entidad organizadora, New York Road Runners, es la encargada de decidir qué agencia de viajes puede hacerlo en cada país). Además, los dorsales no se pueden vender de forma separada a un paquete de viaje. Pero Rafa aseguró que él tenía dorsales, ofrecidos por uno de esos touroperadores oficiales (en España hay cinco) y que él organizaba el viaje a través de una agencia. El precio ofertado y publicitado: 990 euros, frente a los más de 2.000 de las agencias oficiales.

Publicación del Instagram de Running3Free Publicación del Instagram de Running4Free. Fernández en la izquierda con la mano en la rodilla

Todo eso nos lo contó en la radio. Cuando le preguntamos cómo conseguía los precios tan baratos aseguró que no iba a contar "el plan de negocio de Running4Free", que había "fundaciones detrás interesadas en hacer frente a unos dorsales" y que tenía "unos acuerdos". H. confirma que en alguna ocasión le dijo que algunas fundaciones quería meter dinero en su proyecto solidario. Tanto A. como H. aseguran, además, que él contaba cómo los precios que conseguía eran tan baratos porque contrataba paquetes "grandes" y que "negociaba bien con la agencia" que se los tramitaba "en Barcelona".

Pero al final no consiguió los dorsales y en septiembre de 2015 avisó a los alrededor de 80 corredores que habían contratado el viaje (que en algunos casos había subido el precio al cabo de los meses a más de 1.300 euros) de que no podía llevarles a Nueva York. Reclamaron, se quejaron y Rafa les devolvió el dinero. Según me dijo él mismo en un mensaje en 11 de septiembre de 2015, "el 100% de los corredores ha percibido su inversión. Montante total de la operación: 117.420 euros".

ESCUCHA nuestra radio 'online' para corredores populares

 Vuelta "al ataque" para 2016

Después de lo ocurrido, ¿era posible que Rafa se liara de nuevo la manta a la cabeza? Pues sí, lo hizo. Y no tardó mucho. El 30 de noviembre de 2015, unas semanas después del maratón, envió un email a algunos de los corredores que habían contratado el viaje con él para el Maratón de ese año. "Os escribo para informaros de que volvemos al ataque". Aseguraba que había sufrido un "boicot en toda regla" por parte de la organización del Maratón de Nueva York y que no iba a descansar hasta que pudieran correr allí "por debajo del precio de mercado".

¿Y cómo iba a conseguir los dorsales esta vez? Mediante una Fundación, explicaba en el email, "que está canalizando mis ayudas sociales en forma de escuelas en la ciudad de Bogotá y será quién se encargue de comprar los dorsales" para Nueva York sin que "la organización del Maratón pueda relacionarla con Running4Free". Y es que, tras lo ocurrido ese año 2015, los responsables del Maratón neoyorquino habían vetado a Running4Free, para organizar viajes a su prueba.

Los hoteles, aseguraba en el mismo email, los costearía Running4Free, y sólo deberían abonar los vuelos. El precio final, por tanto: 500 euros. Un email que no recibieron todos los que se quedaron en tierra para el maratón de 2015. Pero sí otros que lo habían padecido. Alguno volvió a confiar en Rafa, según reconoce. Y otros que no habían tenido trato con él para 2015 y que fue consiguiendo por otros medios, se unieron a la nueva expedición.

La cantidad, no obstante, fue subiendo, según cuentan algunos de los afectados con los que hemos hablado. Los primeros pagos se realizaron en diciembre de 2015. Al final, el precio pasó a los 1.000 euros.

Sin dorsales

Pero, una vez más, los dorsales no debían estar tan asegurados como decía Rafa. Porque a comienzos de 2016 acudió a uno de los touroperadores oficiales con licencia para el Maratón de Nueva York, Endeavor Travel, para conseguirlos. Y lo hizo presentándose como un particular que representaba a un grupo de 25 amigos que querían viajar al Maratón de Nueva York. Y quería pagar de inmediato. El paquete de viaje al maratón que ofrecía entonces Endeavour era de unos 2.500 euros por persona incluyendo el dorsal (que tendría un coste de unos 500 euros y que, para la mayoría de los corredores es muy difícil de conseguir si no es a través de un touroperador oficial).

Según el relato de Cata Herrero y José Manuel Mejorada, de Endeavor la actitud de Rafa, que siempre usó su nombre y su primer apellido, Fernández, les extrañó. Tras recibir algún correo por su parte y confirmaron sus sospechas y en el siguiente encuentro se lo dijeron a la cara: "Eres Rafael, el de Runnig4Free". Él, aseguran, lo reconoció, pero les dijo que esa vez la gestión no tenía nada que ver nada con Running4Free.

Los responsables de Endeavor, nos cuentan, hablaron con el Maratón de Nueva York para verificar si podían venderle los paquetes de viajes como un particular y les dijo que sí. Pero Endeavor exigió que Rafa dejara bien claro a los corredores que el coste del viaje era de 2.500 euros, y no de 1.000. Que si él costeaba esa diferencia de su bolsillo era cosa suya. Además, dejaron claro que la relación contractual del viaje y los ingresos, por mucho que él fuera el coordinador o portavoz del grupo, serían directamente de cada corredor con Endeavor.

Los responsables de la agencia creen que estas exigencias echaron atrás a Rafa, que, tras 'dar largas' varias veces no volvió a ponerse en contacto con ellos.

ESCUCHA aquí la entrevista con Cata Herrero y Luis Mejorada, de Endeavor Travel

Desconocemos cómo intentó conseguir los dorsales entonces, pero, a pesar de la impaciencia de los corredores que ya habían pagado el viaje, él insistía en que estaba todo en orden y que el viaje seguía adelante. Email de Rafa del mes de abril: "Los dorsales van por buen camino y en breve empezaréis a recibir, uno por uno, la comunicación oficial que os garantizará la participación en el próximo NYM 2016". De hecho, hasta este pasado agosto aseguraba que los tenía y en un email a los corredores les informaba incluso de fechas y lugares ese mismo mes donde se haría la "entrega de dorsales".

Otro viaje frustrado

Pero a mediados de septiembre se encendían de nuevo las alarmas. Rafa mandaba el día 13 un email asegurando que finalmente no podrían "viajar al Maratón de Nueva York". La razón: "Después de haberlo intentado todo, no he sido capaz de alcanzar el objetivo de completar cada uno de vuestros paquetes de viaje con la cuantía económica que el Operador Oficial nos requería".

La historia se repetía, pero con un matiz: "Aunque mantuve esperanzas de poder abonar el 100% de vuestro viaje con una posible inversión del exterior hasta hace pocas semanas, finalmente no ha llegado y no soy capaz ahora mismo de reponer todo ese dinero. El capital inicial se ha gestionado mal, se invirtió calamitosamente y se ha perdido en su totalidad. Y aunque mi intención es devolver hasta el último euro, no podré hacerlo en el corto-medio plazo".

Pero Rafa iba más allá en el email y aseguraba que se había presentado ante la Policía para denunciarlo y "poner en conocimiento que, lejos de mis intenciones, se ha producido una estafa con decenas de víctimas". Tras reconocer que se encontraba en una situación "límite", decía ponerse ne manos de la Unidad Psiquiátrica del Hospital 12 de Octubre.

Según una de las afectadas, cuando acudió a la Policía Rafa se habría presentado en el centro hospitalario alegando que es ludópata y que le dijo a la policía que se había gastado todo el dinero en apuestas de caballos.

La mayoría de las personas que han sido consultadas para elaborar este reportaje no cree que Rafa sufra ningún tipo de patología psiquiátrica. Consideran que es una artimaña para buscar un atenuante ante una posible acusación delictiva. Y dudan de que puedan conseguir el dinero.

Rafa, sin embargo, me asegura que sí que va a devolver el dinero y que no es "un ladrón". Tras haber hablado fugazmente con él el pasado lunes 3 de octubre por la mañana (dijo estar reunido con sus "abogados") e intercambiado varios mensajes en la tarde del día 4 pidiéndole insistentemente una entrevista para dar su versión de todos estos hechos, nos promete que hablará con nosotros próximamente.

Mientras, la Policía Nacional confirma que tomó declaración a Rafael Fernández de Miguel, que hay una investigación en marcha y que se está tomando declaración a los afectados. Al parecer, el propio Rafa entregó la lista de los que habían contratado el viaje a la Policía. El caso está en manos de la Unidad de Investigación Tecnológica, que está analizando toda la documentación antes de decidir si abre diligencias policiales y a qué juzgado enviarlo. En caso de que un juez vea delito en los hechos, se iniciaría un proceso penal.

Los afectados se sienten decepcionados, engañados. Pero, el propio Rafa, ¿era consciente de estar engañando o realmente creía hasta el final que podía llevar a buen puerto su ambiciosa empresa? Hace tres años, en una entrevista en vídeo a un blog de El Mundo, Rafa aseguraba que Running4Free es "una filosofía de vida. Podemos variar el curso de ciertos desajustes que a día de hoy están huérfanos de aportaciones". Su sueño 'runner' puede haberse hecho pedazos definitivamente.

NOTA: Los afectados por estos hechos quieren unirse y estudiar la situación para actuar de forma conjunta. Si has sido uno de ellos, puedes escribir a: [email protected]

PODCAST: Escucha la entrevista que hemos hecho a los responsables de Endavour Travel y a una de las afectadas por el engaño de Rafael Fernández de Miguel:


(Imagen: Rafael Fernández de Miguel. Instagram de Running4Free)
Publicidad

Noticias relacionadas