Todos los productos bancarios a la vista de manera clara. ¿Cuáles elegir?

En Rastreator aparecen de forma clara y con todos los detalles de un solo vistazo. Así, nos ahorramos ir teniendo que evaluar los productos por separado

Guardar

16/04/2021 10:46

El sector de las finanzas es extremadamente complejo por varios factores. En primer lugar, porque algunos de los productos que se ofrecen son complejos de entender. No hay una verdadera educación financiera en nuestro país, por lo que personas sin formación pueden no llegar a entender qué producto es el que les conviene. Además, la oferta es realmente amplia en este sentido, con todo tipo de entidades ofreciendo desde tarjetas, planes de pensiones, seguros, inversiones bursátiles o hipotecas. ¿Se trata de una publicidad destinada exclusivamente a vender o es sincera? ¿Qué hacer en estos casos? Antes de tomar decisiones precipitadas, el uso de un comparador es la mejor de las medidas.

Los comparadores están a tu servicio

Ante tal maraña, una posibilidad es usar Rastreator para encontrar los mejores productos financieros, ya que aparecen de forma clara y con todos los detalles de un solo vistazo. De esta forma, nos ahorramos ir teniendo que evaluar los productos por separado, ya sea una tarjeta bancaria o una hipoteca. Gracias a este comparador, es posible ir eliminando rápidamente aquellas opciones que no nos interesen. Ahorrar tiempo y tenerlo todo a la vista es una de las ventajas asociadas al uso de este comparador.

Cuando utilizamos un comparador, estamos teniendo delante una buena batería de productos de nuestro interés. Si deseamos saber cuál es la hipoteca que más nos conviene, en vez de ir visitando cada web de un banco o de alguna entidad de crédito, en el comparador tenemos aquellas que más se ajustan a nuestro interés, sabiendo cuál es el interés que se aplica, el capital que nos puede proporcionar o cuáles son las condiciones de cada una. ¿No es algo que merece la pena probar? El ahorro de tiempo es ya de por sí la mejor de sus bazas.

Todo lo que nunca te atreviste a preguntar

Muchas veces, a la hora de contratar un producto financiero, nos quedamos con muchas dudas, ya sea porque se nos pasa preguntarlas o porque no tenemos los conocimientos suficientes. Y, a decir verdad, se trata de un asunto muy arriesgado contratar cualquier activo sin saber exactamente qué es o cuáles son sus riesgos. Hay casos sonados en los que no se actuó de buena fe y posteriormente, quien lo contrataba, se encontraba con un problema.

El uso de un comparador permite que puedas tomarte tu tiempo. En este tipo de casos, las prisas nunca son bienvenidas. Cuando haz realizado la comparación de, por ejemplo, una cuenta bancaria sin nómina, la pantalla te muestra claramente las opciones que están vigentes. ¿Cuáles son las ventajas que obtengo al contratar ese producto? ¿Qué requisitos son necesarios para ello? Así con todas las opciones que te hayan aparecido en pantalla. Una vez que ya has tomado la decisión, tienes el enlace para acudir a la web de esa entidad a realizar el proceso de contratación. Como puedes ver, no existe ninguna complicación en el proceso, que se presenta de manera muy clara, con requisitos y condiciones que se aplican.

Pero aquí no acaba todo, porque previamente puedes realizar las consultas que desees por chat o dejar tu número de teléfono para recibir una llamada. De esta forma, puedes ir más sobre seguro y no realizar ninguna contratación financiera a ciegas. Así se minimizan todo tipo de riesgos y puedes ir siempre sobre seguro.

¿Puede ayudarme un comparador a ahorrar?

Obviamente es una de las ventajas asociadas. Existen muchas diferencias entre los distintos préstamos que se ponen a nuestra disposición. Por ejemplo, los préstamos personales pueden tener un interés variable dependiendo de las condiciones con las que se contrate. Si tu idea es la de solicitar financiación para alguno de tus proyectos, solo hay que sacar la calculadora para ver el dinero que te puedes ahorrar dependiendo del préstamo que necesites. Conviene tener presente, además, que un préstamo es un producto con un plazo de ejecución entre medio y largo.

Si calculamos la diferencia entre un interés y otro, y lo multiplicamos por el número de meses que vamos a emplear para pagarlo, verás de manera clara la diferencia. Un comparador te ayuda a no pagar de más, mostrándote cuál es la mejor opción para ti. Si hablamos de una hipoteca, con plazos más largos, las diferencias son mucho mayores. Con el dinero que puedes llegar a ahorrarte puedes planear muchas cosas interesantes. ¿Tal vez un viaje? ¿Cambiar los electrodomésticos o los muebles?

El uso de un comparador te ayudará a tener una visión global y clara de todos aquellos productos financieros que son de tu interés. Los delicados tiempos que estamos viviendo nos lleva a que debamos afinar a la hora de contratar algún producto nuevo. Y empezar por las finanzas siempre es una buena medida, de esta forma, harás que no pagues de más por aquello que necesitas.

Noticias relacionadas