Verdades y mentiras del mundo hacker

Guardar

13/11/2017 09:30



La palabra hacker deriva de “hack”, que significa “dar hachazos” en inglés, un término que describió principalmente la acción de los técnicos que arreglaban con un “golpe seco” las cajas telefónicas defectuosas en los años cincuenta. El término hacker se popularizó a principios de los sesenta entre los estudiantes y trabajadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) en Estados Unidos, donde utilizaban la misma técnica para solucionar problemas con los equipos informáticos. En aquel momento se les empezó a considerar también expertos en alguna o varias técnicas relacionadas con la informática.

Sin embargo, son muchas las voces que reclaman una definición más amplia y se refieren a los hackers como personas que se dedican a programar de forma entusiasta o, incluso, expertos de cualquier tipo que tienen el objetivo de poner en común la información o conocimientos adquiridos. En el lado contrario, y dada la cada vez mayor importancia de la tecnología e internet, hay cada vez mayores críticas que alertan de las graves consecuencias de la utilización de estas técnicas.

Dentro del propio mundo hacker también hay diferencias y conceptos según las intenciones de quien utiliza esos conocimientos. En este sentido existen crackers, hackers de sombrero blanco, sombrero negro o sombrero gris. Intenciones que han derivado en un gran protagonismo de estas personas en toda la escena internacional, desde las acusaciones de injerencia electoral y robo masivo de datos a gigantes empresariales, hasta las alabanzas a héroes anónimos que desvelan tramas corruptas.

¿Desobediencia civil a través de Internet o ciberdelincuencia? ¿Criminales o impulsores del desarrollo tecnológico? ¿Hackers o crackers? Entre Líneas arroja luz sobre los mitos y leyendas de estos gigantes de la red y analiza el estado de la ciberseguridad en España y el resto del mundo con la ayuda de Enrique Ávila, Director del Centro Nacional de Excelencia en Ciberseguridad; Raúl Riesco, gerente de inteligencia de INCIBE y Roberto Espinosa, experto en tecnología y socio director de LTC Madrid.

Noticias relacionadas