Muerde la Pasta quiere revolucionar las noches del fin de semana

Guardar

19/01/2018 11:12

Muerde la Pasta, la cadena de restaurantes especializada en gastronomía italomediterránea, lanza su menú más revolucionario hasta la fecha. Se trata de una propuesta para las noches de los viernes y los sábados que incluye, además de la posibilidad de elegir entre cerca de 150 platos y combinaciones distintas, la ventaja de obtener, por tan solo un euro más, unas gafas de realidad virtual.

La compañía, que acaba de cumplir los 10 años en el mercado, quiere posicionarse con esta acción, como una de las ofertas de restauración más atractivas para las noches, y apostar claramente por el cliente interesado en aquellos espacios en los que degustar una cena saludable, con servicio rápido y una atractiva relación calidad/precio.

La promoción estará disponible en los 25 restaurantes de la cadena desde el 19 de enero hasta agotar existencias (50.000 unidades), si bien sus responsables estiman que cuentan con producto para cerca de dos meses.

Las HMD (HeadMountes Display) o gafas de realidad virtual de Muerde la Pasta son un dispositivo que permite visualizar imágenes creadas por ordenador sobre una pantalla muy cercana a los ojos. De este modo, es posible lograr una inmersión completa en la realidad virtual que el cliente deseen, ya sea un concierto de música, juegos o una película.

Esta promoción se suma a las distintas propuestas lanzadas por la compañía para atender la franja horaria nocturna y que cubren las cenas de la semana con distintas experiencias gastronómicas, adaptadas a las nuevas tendencias y demandas de consumo fuera del hogar.

 Una enseña veterana y Savoiardi, Cakes & Coffee como nueva apuesta

Muerde la Pasta inició su actividad hace ahora exactamente 10 años de la mano de dos empresarios castellonenses, propietarios del 100% de la compañía. La idea era lanzar un nuevo concepto muy simple pero que no existía en esos momentos en el sector: restaurantes en los que degustar de más de 150 recetas de la gastronomía italomediterránea, elaboradas diariamente con ingredientes frescos y de primera calidad, bebidas, un gran surtido de postres y cafés, todo por un precio cerrado y sin límite de consumo. Un modelo de negocio que le ha permitido facturar una media de 2,5 millones de euros por restaurante.

Tras una década de crecimiento exponencial y con un bagaje ya consolidado, recientemente la compañía ha decidido impulsar su expansión, tanto con establecimientos propios como franquiciados.

Con este objetivo, Muerde la Pasta incorporó hace dieciocho meses un nuevo equipo directivo que ha sentado la bases para desarrollar este sistema mixto y conseguir los 36 establecimientos en un plazo corto de tiempo.

Muerde la Pasta finaliza 2017 con 25 restaurantes y una gran apuesta con la apertura de un establecimiento en una ubicación “premium” en el centro de Valencia, en una joya arquitectónica racionalista de la ciudad del Turia, el antiguo cine Capitol, construido en la década de 1930.

Con este proyecto la compañía ha roto varios moldes. El primero de ellos ha sido el de salir del centro comercial, su espacio habitual hasta la fecha. Además, la compañía ha abierto una nueva línea decorativa, encargando el diseño del nuevo local al reconocido interiorista Lázaro Rosa Violán, quien ha logrado generar una atmósfera contemporánea, conectando a la perfección con la memoria histórica de este emblemático edificio.

En la planta baja de este local, la compañía ha puesto en marcha su primer establecimiento de la marca Savoiardi Cakes & Coffee, un acogedor espacio en el que los clientes pueden disfrutar de una gran variedad de cafés y tés, smoothies, frappés, así como de tartas artesanales y un amplio surtido de otros dulces y salados para tomar y llevar. Un modelo de negocio que la compañía aún no ha anunciado si franquiciará o no en un futuro.

Noticias relacionadas