La firma de Mariló Sánchez: El bloqueo político frena al emprendedor

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

4 min

14/11/2019 17:24

Y esta semana de resaca electoral, que nos deja un panorama bastante preocupante, especialmente para nuestro colectivo, desde luego no ayuda en absoluto haber tenido al país bloqueado casi un año.

Negocios de carne y hueso

Lo que a nosotros se nos traduce principalmente en ralentización en la toma de decisiones de compra de nuestros clientes y en la del acceso a financiación, nada más y nada menos bloqueo, en definitiva.

Y como nuestro futuro y nuestro presente, nada tiene que ver con lo que hagan ni deshagan nuestros distintos gobernantes, porque su guerra es otra y no estamos ni de cerca en ninguna de sus prioridades.

Quiero empezar trayendo los 3 principales bloqueos, que he detectado en todos estos años entre mis clientes en Campus, ya sabéis emprendedores, pymes, autónomo; y que son bloqueos que se repiten. Quizá si los compartimos y tomamos consciencia de ellos, podrán desbloquearse, afrontándose con soluciones concretas.

El primero de ellos, es sin duda, el acceso a la financiación y aquí me refiero al bloqueo provocado por la falta de conocimiento del sector bancario de nuestra realidad y es que en los varios cientos de proyectos, rara vez me he encontrado una empresa con una financiación adaptada a sus necesidades reales, tanto sea para cubrir inversiones, como necesidades de circulante o tesorería.

La razón principal suele ser, que el banco quiere tener el control de la situación y de tu empresa y que tú, por supuesto, ¡se lo permites!

Y se lo permites porque rara vez tienes previsiones adecuadas de tus necesidades de financiación y apuras siempre al máximo, y porque consideras que no es una prioridad para ti dominar tus números o dedicar un rato cada semana a ponerte delante de ellos para medir y controlar lo que está pasando.

De esta forma, cuando llegas al banco ya es demasiado tarde, necesitas urgente hacer frente a pagos pendientes, se empiezan a acumular deudas y firmas cualquier cosa que te pongan por delante.

¿Te suena? Recuerda que el banco no es tu amigo, no te va a proponer lo mejor para ti, sino lo mejor para sus intereses en función de la campaña que tenga que cubrir ese mes.

Sin olvidarnos, que da igual la cantidad que les pidas, siempre van a considerar que te tienen que dar menos, y al final empiezas ahogado y acabas mal financiado y endeudado.

Si te estas sintiendo identificado con lo que lees, respira tranquilo, este bloqueo tiene fácil solución, de verdad, recuerda que no hablas el idioma del banco, y que lo más adecuado es dejar que alguien que hable su idioma te ayude y te acompañe con esta gestión.

Pero, ojo, para ello es fundamental que domines tus números y eso sí que es obligatorio que no lo delegues y que lo domines personalmente.

Porque de lo contrario, se nos une con el siguiente bloqueo que más me suelo encontrar, el provocado por asesorías o gestorías que deberían ser denunciadas por falta de sentido común y conocimientos básicos de negocios.

Ayer mismo, una vez más, otro cliente bloqueado y atrapado que, tras 3 años se planteaba cerrar su empresa en pleno crecimiento y con una buena proyección, porque no conseguía que ningún banco le financiara la pequeña inversión que necesitaba.

Su gestoría le había cerrado mal el balance y la estaba condenando a tener todas las puertas de la financiación cerradas hasta al menos septiembre del 2020!!, fecha a la que nuestro pequeño empresario no podría haber aguantado. ¡Pero qué desfachatez estas gestorías, y qué poca vergüenza!

Una vez más, el único responsable eres tú, y también afortunadamente el único que lo puede cambiar… de momento reconociendo que no sabes de todo porque no es necesario, pero sí buscando las ayudas necesarias para cubrir lo que a ti te falta… y transcribo literalmente las palabras de ayer de Jose aludiendo a que él es ingeniero: “Mariló, es que uno no puede saber de todo.. y qué suerte haberos conocido…” Busca tú también tu suerte.

Y el tercero de los bloqueos que más me encuentro y yo creo que el que más me afecta emocionalmente, es la enorme dificultad que tenemos en general las empresas, en la incorporación y selección de personal.

No bromeo, aunque parezca una contradicción, aunque las tasas de paro estén en el nivel en el que están (y lo que llega de camino a la vista de todos los indicadores económicos y del abrazo de ayer), pues en estos niveles, es algo muy, pero que muy habitual, que las personas no se presenten a las entrevistas de trabajo, ¡tal cual!

Te hablo de convocar entrevistas de personal para un departamento de administración, con sueldo fijo y bien retribuido, con horario flexible, donde de ocho personas se presenta una.

Y la razón, te diría que es un gran misterio, pero, realmente, es más fácil estar esperando a que llegue un subsidio o la ayuda de turno o seguir diciendo que todo está muy caro y que hay que seguir viviendo en casa de mamá. No sé, lo que está claro es que lo políticamente correcto es hablar de más empleo, de subir salarios mínimos o de precariedad laboral.

Y en mi opinión, la precariedad laboral no depende ni puede ser achacada a quienes generamos empleo, cada parte debe mirar su ombligo y entender cómo repercute y cuál es su parcelita de responsabilidad.

Y como, lo que es seguro, es que no va a venir ningún político a aceptar su responsabilidad ni a aportarnos soluciones, sólo nosotros somos responsables y tenemos el control para cambiar lo que no nos gusta en nuestras empresas y en nuestras vidas y como siempre si no sabes cómo, busca ayuda y déjate acompañar.

Aprende con humildad y corazón de los errores de los demás.

Porque la diferencia entre el fracaso y el éxito radica en la voluntad del corazón. (Lolly Dascal)

Noticias relacionadas