Sentencia del Tribunal Supremo en el Caso AFINSA

Sentencia del Tribunal Supremo en el Caso AFINSA

Arcadio García Montoro

24/11/2017 09:33

Recordemos este caso de tantos inversores, miles, que hacían unas aportaciones que  apenas producían, pero donde la cúpula de la entidad lograba convencerles de que se correspondían con valores que tenían un rendimiento que solo estaba en su imaginación y no se correspondía con el mercado. En realidad la empresa no generaba más que gastos eso sí, lograba captar fondos de inversores.

Esa conducta fue considerada engaño, castigada por la Audiencia Nacional y ahora el Tribunal Supremo ha ajustado desde el punto de vista técnico las condenas.

Engañaron a los clientes porque les convencían de que lo invertido se correspondía con suficiente liquidez. Pero no era real, solo AFINSA, lo veía así, y creaba esa apariencia internamente con sus propios inversores, de manera que los importes que entregaban no se correspondían con el valor de lo que recibían.

Es más, la idea que tenía el inversor es que lograban revalorizar su inversión más de lo que ofrecía el mercado, las entidades financieras. En definitiva, todo era una ficción creada por la propia entidad, ajena al verdadero valor del mercado.

Y se preguntarán los afectados ¿Cómo es que hubo inversores que recuperaron su inversión? Pues muy sencillo, porque mientras el negocio tuvo tirón y comercialmente captaba nuevos clientes, abonaban las inversiones con las nuevas entradas de dinero.

En definitiva, confirmada la estafa agravada, insolvencia punible y falsedad de las cuentas anuales.

 
Publicidad

Noticias relacionadas