¿Cómo se adaptan las empresas a las nuevas exigencias de la movilidad?

Guardar

21/11/2018 17:13

En un entorno de movilidad cambiante, el papel de las empresas para adaptarse a la regulación y a las nuevas necesidades tiene que adelantarse a esos cambios. En muchas ocasiones, las empresas hacen un gran esfuerzo e inversión para posicionarse y ocupar su lugar en un nuevo mercado, estar presentes.

En esta V Edición del "Día del Motor", desde la bolsa de Madrid contamos con la participación de Mai López, Cofundadora de Bewego, Susana Cuervo, Directora de organización, eficiencia y sostenibilidad de Correos y José Carlos Espeso, Coordinador de movilidad de calidad Pascual.

Soluciones de car sharing




La calidad del aire es una de las principales preocupaciones en las grandes ciudades. Se habla mucho de las restricciones de tráfico y los problemas para hacer llegar las mercancías. Pero también hay que tener en cuenta que las empresas están formadas por personas, los empleados necesitan llegar a su trabajo. ¿Qué hace Bewego para mejorar la movilidad? “Nosotros ofrecemos a empresas que son vecinas soluciones de movilidad, para que sus trabajadores puedan llegar compartiendo vehículo, que a su vez sea menos contaminantes”, nos cuenta Mai López, Cofundadora de Bewego.

Desde un punto de vista empresarial, cuando pensamos en muchas compañías lo primero que nos viene a la cabeza no es precisamente la movilidad. Es el caso de Correos, que tiene una gran flota y necesidades de movilidad, y está trabajando para mejorar su eficiencia.

Susana Cuervo, Directora de organización, eficiencia y sostenibilidad de Correos, nos cuenta que “la sociedad ha evolucionado muy rápido, el ciudadano está demandando ya algo y hay que dárselo. Pero Correos lleva desde 2009 trabajando con vehículos eléctricos. Ya tenemos un camino recorrido”. Correos tiene claro que los vehículos que entren al centro de las ciudades deben ser eléctricos. “En colaboración con las administraciones, queremos ser la empresa de referencia para la entrega de mercancía en las ciudades. Correos se siente corresponsable de estas nuevas necesidades y queremos reducir nuestra huella de carbono”.

Otra de esas empresas que tienen grandes necesidades de transporte y no se suelen tener en cuenta es Pascual. José Carlos Espeso, Coordinador de movilidad de calidad de la compañía, explica que a la hora de transportar todas sus mercancías, en el reparto de productos de alimentación, Pascual tiene una de las flotas más grandes de España. “Tenemos una red comercial de cerca de 600 vendedores que van a visitar a nuestros clientes, y lo hacen con vehículos más eficientes”. De momento no todos sus coches y vehículos son eléctricos, pero sí llevan 10 años trabajando en movilidad sostenible. “Pasamos de vehículo diesel a híbridos o gas licuado y ahora mismo estamos en plena renovación, hacia el cero emisiones”.

Los cambios que imponen los gobiernos


¿Se les impone a las compañías cambios demasiado rápidos desde las administraciones? Hablando de Madrid, ya el anterior Gobierno implantaba esta normativa de restringir el tráfico para reducir contaminación.

Ahora esos planes de subir el impuesto al diésel o prohibir la venta de vehículos de combustión a partir de 2040, obliga a las empresas a hacer cambios en sus estrategias de movilidad.

Ante esto, muchas firmas se han ido ya adelantando a los acontecimientos. Para las firmas de reparto y paquetería, Deutsche Post es uno de los referentes en Europa. La empresa alemana tiene marcado como objetivo para 2050 cero emisiones. Desde Correos, en 2030 quieren que al menos la mitad de su flota sea de vehículos eléctricos o utilizando combustibles alternativos. “No sabíamos que el gobierno se marcaría 2040 como año, pero no nos ha sorprendido”. Correos ya se estaba adelantando a este nuevo entorno.

Desde Pascual no nos sorprende, porque es lógico que se busque una transición energética, sobre todo dentro de las ciudades. Las empresas que no hayan empezado, deberían ya establecer un plan estratégico”.

Estos cambios regulatorios, enfocados en todo caso a reducir la contaminación y mejorar la calidad del aire, son inevitables, al menos en las grandes ciudades. Para muchas empresas supone un gran esfuerzo adaptarse, pero para otras, como es el caso de Bewego, que se dedica al car sharing, es una oportunidad.

Noticias relacionadas