Las empresas chinas prefieren debutar en Estados Unidos y sabemos por qué

Las empresas chinas prefieren debutar en Estados Unidos y sabemos por qué

Marta Vilar

10/05/2019 16:47

Las empresas chinas siguen viendo con buenos ojos al mercado americano a pesar de las amenazas de una guerra comercial. Podríamos estar ante el año con más OPVs chinas en EEUU de la historia con más de 40 estrenos bursátiles chinos en las bolsas americanas. ¿Qué es lo que le ven a Wall Street que no le ven a la bolsa de Hong Kong? Te lo contamos en este reportaje.

2018 ya lo avanzaba. Según Wind, una consultora financiera china, el año pasado un total de 43 empresas chinas se estrenaron en el parqué estadounidense, un 82% más que en 2017 y más de 3 veces más que en 2016.

Pero no solo eso, la bolsa de Hong Kong ya ha perdido la medalla de oro como mercado con los mejores estrenos en lo que llevamos de año. En estos últimos cinco meses se ha quedado en el tercer puesto después de que sus OPVs hayan levantado 4.000 millones de dólares en total, mientras las del Nasdaq alcanzaban los 11.000 millones.

Sin ir más lejos, la pasada semana dos de ellas debutaron en este índice con una acogida espectacular. Yunji, una startup china de social commerce, se había revalorizado un 29% en su segundo día en bolsa (aunque lleva una subida acumulada del 13%) y So-Young, un buscador online de tratamientos estéticos, cotizaba subidas de un 45% el día posterior a su estreno pero hasta ahora ha caído un 4%.

Es decir, que lo están haciendo muy bien en el debut pero después la cotización se estabiliza. En lo que llevamos de año, de las 53 empresas que han salido en el Nasdaq, más de un 22% eran chinas. Sin embargo, la cantidad que han levantado las chinas no es tan espectacular: solo roza el 8% del total. Eso es lo que va a ocurrir este año según Bob McCooey, presidente del Nasdaq Asia-Pacífico.

Pero, ¿qué es lo que hace que las compañías chinas prefieran saltar al mercado americano que al chino? Sin duda la fortaleza de la bolsa estadounidense y su casi interminable tendencia alcista tienen mucho que ver. Al igual que el potencial de las compañías que cotizan en Estados Unidos para levantar fondos tras las OPVs. Por ejemplo, siete meses después de su debut, la china Pinduoduo sacó a la venta más acciones por valor de 1.200 millones de dólares y la plataforma de streaming china iQiyi levantó 1.950 millones unos meses después de su debut al vender bonos convertibles. Algo que en la bolsa de Hong Kong es mucho más inusual.

Tampoco ayuda lo mal que les ha salido la jugada a las tecnológicas que han decidido cotizar en China. Desde que Xiaomi se estrenó allí ha caído un 37% y Meituan Dianping otro 16%. Además, muchos creen que la bolsa de Hong Kong está anticuada por cosas como que las empresas tengan cinco días de margen entre que se fija el precio de la OPV y se empieza a cotizar, mientras que en EEUU la diferencia es solo de un día.

La tecnología, el motor de la última revolución que cambiará el mundo tal y como lo conocemos ahora, se le está escapando a China. Sin duda, la segunda economía del mundo tiene muchas cosas que cambiar si quiere que su talento tecnológico se quede ahí y no huya a las manos de su rival, Estados Unidos.

Publicidad

Noticias relacionadas