¿Ha pinchado la burbuja en renovables? El caso de Ecoener, Opdenergy y otros síntomas

Repasamos los síntomas del posible pinchazo de la burbuja en renovables y analizamos los diagnósticos del Gobierno, empresas y analistas

Guardar

05/05/2021 18:12

Las señales se acumulan. Primero fue la baja de Capital Energy y la de Gransolar, cos compañías de renovables que decidieron finalmente no salir a Bolsa. Este martes fue el desplome del 15% de Ecoener, la empresa de energías limpias que daba el pistoletazo de salida a la avalancha de estrenos bursátiles del sector. Y ahora es Opdenergy, otra renovable más que ha aplazado su salida a Bolsa tras el fiasco de Ecoener.

Esto son solo algunos síntomas de que la posible burbuja en renovables puede haber pinchado. ¿Qué diagnóstico dan los expertos?

Se lo contamos en este podcast de Expediente Abierto.

¿Ha pinchado la burbuja en renovables? El caso de Ecoener, Opdenergy y otros síntomas

Estas son solo algunas evidencias que empiezan a preocupar sobre el posible pinchazo de la burbuja de renovables. Pero no son las únicas. Las perspectivas de las compañías del sector que ya cotizan tampoco son halagüeñas.Tres de las cuatro empresas que más caen en el Mercado Continuo en lo que llevamos de 2021 son renovables: Solarpack, Solaria y Siemens Gamesa.

Ante esos síntomas, la pregunta sobre el diagnostico está clara: ¿está pinchando la burbuja? Lo que no está tan clara es su respuesta. Y ha habido varias en las ultimas semanas.

¿Burbuja? Esto opinan Teresa Ribera y Ecoener

Por ejemplo, la de la ministra Teresa Ribera. Hace unas semanas decía en una jornada organizada por El Economista que "no calificaría de burbuja" lo que sucede en el sector porque "esas calificaciones son peligrosas y ambivalentes". Además, recalcaba que lo que veía ahora era "mucho interés".

Capital Radio también le hizo esa pregunta al propio presidente y consejero delegado de Ecoener, Luis de Valdivia, tras su salida a bolsa.

Aquí puedes ver la entrevista:

El ejecutivo consideraba que "no solo es que no estemos en una burbuja sino que estamos en el inicio de un cambio social".

Sin embargo, la realidad bursátil es distinta a la empresarial: las compañías que ya cotizan se están desplomando y las que todavía no han llegado al mercado ya están huyendo. El motivo es precisamente el miedo a que la burbuja haya pinchado.

Este miércoles Opdenergy citaba como justificación las "inestables" condiciones de los mercados en su conjunto y, en particular, "para las compañías de energías renovables".

Los analistas dan su veredicto

Por su parte, los analistas bursátiles sí tienen un diagnóstico sobre lo que está ocurriendo con la cotización de las renovables y las salidas a bolsa del sector. Victor Peiró, director de análisis de GVC Gaesco, considera que el problema es… ‘intestinal’: un atracón.

Escucha la entrevista completa aquí:

Álvaro Blasco, desde ATL Capital, lo ve más como el que deja de comer parte del plato porque prefiere reservarse para el postre. "Hay muchas salidas a bolsa de valores de este sector y la gente se puede estar reservando para alguna de ellas porque no va a poder entrar en todas", explicaba.

Pero, ¿quién tiene la culpa de lo que ha sucedido? Para Peiró una de las claves está en los precios asesorados por los colocadores. "Algunos han asesorado con precios demasiado altos para lo que el mercado podía pagar", concluía.

Blasco está de acuerdo: el error que hay que enmendar para los próximos estrenos de empresas de este sector está en los precios de salida. "Indudablemente creo que los colocadores van a tener que ser muy cuidadosos con los precios de salida si quieren que los valores tengan una expectativa de subida importante".

Quedan pocas renovables que mantengan su decisión de salir a Bolsa después de lo ocurrido. Y las que quedan, son las más grandes: Repsol y Acciona. Nicolás López, desde Singular Bank, cree que esta tormenta de última hora podría no afectar a su estreno bursátil.

"Ahora no es quizá el mejor momento por la presión que hay sobre el sector. Pero puede que algunas compañías puedan salir porque su objetivo no sea maximizar el precio de salida y tengan otros objetivos como puede ser el caso de Repsol o el de Acciona".

Esta última ha sufrido una caída del 4% en los dos últimos días tras el batacazo de Ecoener. Frente a Repsol, Acciona va más avanzada en la preparación de su filial de renovables. Su debut bursátil la valoraría en más de 10.000 millones de euros, una cifra muy superior a la capitalización de muchas empresas del Ibex 35.

Noticias relacionadas