Abe podrá reformar la Constitución

Guardar

23/10/2017 05:26



La Coalición del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, gana las elecciones y repetirá en el cargo. Además lo hace de forma reforzada al lograr una amplia mayoría de dos tercios. El Partido Liberal Demócrata de Abe consigue 283 escaños y su socio Komeito 29, lo que conjuntamente les sitúa por encima de los 310 asientos que conforman los dos tercios de la Cámara Baja.

Eso les permitirá proponer una reforma de la Constitución para lo que es necesario esa mayoría. El propio Abe reconoce que teme la amenaza norcoreana: "Creo que estas elecciones se trataron, en primer lugar, de la amenaza norcoreana. Incluso se puede decir que la amenaza norcoreana es la mayor amenaza de la historia. Y también se trató la decreciente tasa de natalidad. Si no hacemos algo ahora, será demasiado tarde. Esta es una crisis nacional que no puede esperar".

El Partido Constitucional Democrático se ha convertido en la segunda fuerza política del país con 54 escaños. Y el Partido de la Esperanza, creado por gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, ha sido tercero con 49 asientos. Ella reconoce la derrota: "Gané en las elecciones metropolitanas gubernativas y de Tokio dos veces seguidas, pero esta vez puedo decir que ha sido una derrota total. Esperábamos convertirnos en los destinatarios de los votos en contra de los que no querían un solo partido como pretende el primer ministro Abe, desafortunadamente eso no sucedió y lamento que en cambio nos convirtamos en objeto de críticas".

También implica una continuidad de su estrategia de crecimiento económico, apodada "Abenomics" y que está enfocada en una política monetaria ultra relajada.

El artículo 9 de la Constitución japonesa prohíbe al Estado mantener fuerzas armadas, pero los gobiernos nipones lo han reinterpretado para permitir la instalación de un ejército sólo para fines de defensa. Los partidarios de una propuesta de Abe para aclarar el ambiguo estatus de las fuerzas armadas dicen que podría formalizar el estatus quo, mientras que los detractores temen que la reforma sea usada para expandir el rol militar de Japón en el exterior. El Partido Comunista de Japón ha sido tercero con 12 escaños

Noticias relacionadas