Asia acaba la semana relajada

Asia acaba la semana relajada

AUTOR

TIEMPO DE LECTURA

1 min

09/10/2015 05:24

Las bolsas de Asia cotizan en positivo, después del cierre de Wall Street. El ringgit de Malasia acaba su mejor semana desde 1998 ya que, los inversores han apostado por activos de más riesgo en medio de las especulaciones de que la Reserva Federal no subirá los tipos de interés hasta que los riesgos de fuera de EEUU no desaparezcan. Las monedas en los mercados emergentes han experimentado su mayor ganancia semanal en más de seis años. La moneda Indonesia y el ringgit de Malasia han sido los mejores resultados con ganancias de más de un 6% frente al dólar. Y en el mercado de deuda, la rentabilidad de los bonos asiáticos también al alza.

El Nikkei de Tokio ha cerrado con un avance del 1,4% recuperando parte de las pérdidas del jueves por el mal dato de pedidos de maquinaria. En contra de la tendencia alcista del mercado, las acciones del fabricante de ropa FastRetailing han cerrado con una pérdida del 10% después de que la compañía no haya cumplido sus previsiones de beneficio para este ejercicio. Su beneficio operativo ascendió a 1.370 millones de dólares, por debajo de lo estimado debido a las pérdidas que sufren sus tiendas en EEUU.

China sigue estando en el foco, después de que el Shanghai Composite subiese ayer un 3% después de las vacaciones. Hoy, su evolución es mucho más pausada, la bolsa de China sube casi un 1% próxima al cierre. En Hong Kong, las ganancias han sido más sólidas, el Hang Seng, ha cerrado con un avance del 1,21%. En Australia nos quedamos con los avances de las financieras y las mineras. El sector energético ha sumado un 12% de ganancia esta semana. Es su mejor ganancia semanal desde febrero de 2012 según IG.

Un apunte más. Según la consultora IHS, solo uno de cada veinte proyectos de construcción de plantas de gas en el mundo, se podrá llevar a cabo hasta el año 2025. El mercado solo necesitaría el 5% de los proyectos previstos, debido al debilitamiento de las economías asiáticas, a un carbón más barato y al exceso de oferta de esquisto en Estados Unidos.

Fotografía: Flickr.com
Mike Behnken
Publicidad

Noticias relacionadas